Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 20 de septiembre, 2020

Estera Mkrtumyan: Armenia, primera nación cristiana del mundo, celebra su independencia

Embajadora de la República de Armenia Estera Mkrtumyan

Uno de los pueblos más antiguos del mundo celebra hoy el 29° aniversario de su independencia. Es un país democrático, con división de poderes. Después de siete décadas de propaganda ateísta, durante las cuales de todos modos se preservó la fe del pueblo, la soberanía reafirmó las tradiciones, y la iglesia vive un renacimiento muy importante.

Estera Mkrtumyan Embajadora de la República de Armenia
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El 25 de septiembre de 2001, el Papa San Juan Pablo II inició una visita de tres días a la República de Armenia, donde celebró el 1700° aniversario de la adopción del Cristianismo como religión nacional de Armenia, en el año 301. Un año antes, en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, el mismo Sumo Pontífice hizo entrega a Su Santidad Karekín II, Patriarca Supremo y Katolikós de Todos los Armenios, de las reliquias de San Gregorio el Iluminador, que durante siglos estuvieron guardadas en el Monasterio de San Gregorio Armenio, de la ciudad de Nápoles.

La Iglesia de Armenia se autodenomina Apostólica porque fue fundada por San Judas Tadeo y San Bartolomé, quienes luego de la Resurrección salieron a predicar la fe cristiana. Se dirigieron al país del Ararat, Armenia, donde el Patriarca Noé había plantado las primeras vides cuando descendió del Arca y volvió a derramar vida sobre la Tierra después del Diluvio. Ambos fueron martirizados y los monasterios armenios de San Tadeo (actual Irán) y San Bartolomé (actual Turquía) evocan sus trágicas muertes.

Los primeros siglos del Cristianismo fueron difíciles. No hubo diferencias con los demás destinos de los discípulos de Cristo. El paganismo estaba fuerte en todo el mundo antiguo. Armenia, cuyos orígenes se remontan al segundo milenio antes de nuestra era, alternaba entre la autonomía y la sujeción al Imperio Romano. Su adhesión e integración en la cultura grecorromana marcó para siempre su alineamiento con la civilización europea. El Evangelio iba avanzando en el Reino de Armenia y ganando nuevos fieles.

El proceso se fue acelerando en un plazo de algo más de 200 años, y ya en el final del siglo III, Gregorio, luego canonizado como San Gregorio el Iluminador, completó la segunda evangelización que culminó en el año 301 con la conversión del rey Tiridates y la adopción del Cristianismo como religión nacional. El siglo IV, casi dos milenios después de los inicios del pueblo armenio, fue decisivo. La identidad existía, el idioma estaba definido y establecido, la fe cristiana marcó el rumbo de los tiempos, todo se consagró con la palabra escrita.

El afianzamiento de la nueva religión requería la adhesión popular. La Biblia no se podía leer en idioma extranjero, y la liturgia no se comprendía en griego, siríaco o arameo. Entonces ocurrió el gran fenómeno de la creación del alfabeto armenio, uno de los cinco alfabetos vigentes actualmente en Europa, en el año 406, por el monje San Mesrop Mashtóts. Ello permitió traducir la Biblia y la liturgia e iniciar una era de traducciones y de creación literaria original que definió el Siglo de Oro de la Cultura Armenia.

El Cristianismo selló para siempre la identidad armenia. La arquitectura cristiana y las cruces en piedra (jachkar en armenio) fueron sus aportes más importantes a la cultura universal. La traducción de la Biblia al armenio clásico modeló la lengua y fue calificada como “la reina de las traducciones”. La literatura cristiana enriqueció la antigüedad y la edad media, los monasterios fueron las universidades. La presencia en Tierra Santa determinó que la Iglesia Armenia sea aún hoy, junto con católicos y ortodoxos, uno de los guardianes del Santo Sepulcro. San Gregorio de Narek, el máximo poeta místico de la literatura armenia medieval, fue elevado por el Papa Francisco a la categoría de Doctor de la Iglesia Universal. Un año después, en 2016, el Papa peregrinó a Armenia como “primer país que adoptó el Cristianismo”.

A partir del siglo VII Armenia fue incorporada al Imperio Árabe musulmán. En el siglo XIV comenzó la dominación turco-otomana, que en 1915 planificó y ejecutó el primer genocidio del siglo XX, con el asesinato de un millón y medio de mártires armenios cristianos que fueron canonizados en 2015. Los sobrevivientes se dispersaron por el mundo y crearon la diáspora armenia. La comunidad armenia de Chile, como muchas otras de Latinoamérica, se originó en las masacres que Turquía sigue negando.

Luego de una breve independencia entre 1918 y 1920, Armenia fue sovietizada. Después de casi 70 años de régimen de partido único y economía centralizada socialista, el referéndum del 21 de setiembre de 1991 declaró la independencia y constituyó la República. La disolución de la U.R.S.S. consolidó la creación de dos estados armenios en el Cáucaso Sur: la República de Armenia, con capital en Ereván (ciudad fundada en el año 782 antes de Cristo), y la República de Artsaj, con capital en Stepanakert, ambas con una economía libre de mercado.

Después de siete décadas de propaganda ateísta, durante las cuales de todos modos se preservó la fe del pueblo, la soberanía reafirmó las tradiciones, y la iglesia vive un renacimiento muy importante. El Cristianismo de Armenia ha despertado gran interés y sigue apasionando a Europa y a toda la Cristiandad. Armenia es un museo a cielo abierto de un legado milenario que produce admiración en todo el mundo. Además, constituye junto con el de Nagorno-Karabaj un cristianismo fronterizo, previo al mundo islámico.

El Cáucaso Sur siempre ha sido una zona conflictiva, un paso obligado de invasiones y, más actualmente, una región geopolíticamente complicada. Desde hace casi 30 años, Azerbaiyán y Turquía ejercen un bloqueo inhumano contra Armenia, ahogando sus posibilidades de libre comunicación con el mundo y el desarrollo del comercio exterior, ya que el país no tiene salida al mar.

Armenia se prepara para celebrar el 29° aniversario de la joven independencia de uno de los pueblos más antiguos del mundo. Es un país democrático, con división de poderes; el presidente es electo por la Asamblea Nacional y el gobierno es presidido por el Primer Ministro, designado por el partido mayoritario. Tiene tres millones de habitantes, pero más de siete millones de armenios viven en diferentes países del mundo.

Chilenos de origen armenio han desempeñado cargos relevantes en diversas actividades de Chile y su prestigio ha fortalecido las excelentes relaciones bilaterales. La embajada de Armenia es concurrente desde Buenos Aires. Durante varios años la relación se enriqueció con el esfuerzo del Cónsul Honorario en Santiago, Embajador Eduardo Rodríguez Guarachi.

Han visitado Chile el Presidente de la República de Armenia y Su Santidad el Patriarca Supremo y Katolikós de la Iglesia Armenia. Importantes delegaciones chilenas han viajado a Armenia y estrechado aún más las relaciones. Con pocos días de diferencia, Chile y Armenia celebran sus fechas patrias y reafirman su adhesión a la paz, la democracia y la armonía de los pueblos.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete