Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 22 de febrero, 2019

Ernesto Tironi: Tuiteo y política

Economista Ernesto Tironi

Confieso que no entendía nada de cómo funcionaba Twitter hasta hace un año y medio atrás, en que comencé a leer y escribir tuits. Hay muchas preguntas que a uno le surgen al considerar el tema, por ejemplo, ¿qué motiva a los usuarios? ¿Qué puede ir provocando en la sociedad? ¿Cómo puede afectar los modos de hacer política, y las elecciones?

Ernesto Tironi Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Si hay nuevas tecnologías que ya están cambiando profundamente nuestros modos de relacionarnos como personas, familias y grupos sociales en numerosos campos (política, educación, diversión, deportes, arte, etc.) son, a mi juicio, cuatro aplicaciones hoy disponibles en nuestros teléfonos móviles: whattsapp, facebook, instagram y twitter. Esta vez me quisiera referir a algunos aspectos de este último.

Lo hago motivado sobre todo por la significación que está ocupando el uso abusivo de esos medios en la política y el gobierno de los países. Por ejemplo, nada menos que en la elección presidentes, como el caso de Trump en Estados Unidos. Esto se está investigando allá por años, y todavía tiene su resultado pendiente. Pero también aparentemente lo mismo ha ocurrido en varios otros países, como Rusia. Ahora último se sabe que ha sido clave en la situación de Venezuela. Entonces, ¿por qué no podría pasar algo semejante en nuestro país? Más todavía, ¿no habrá pasado o estará ya pasando?  En ese caso, importa mucho entender más cómo operan esos medios, genéricamente llamados redes sociales.

Confieso que en mi caso no entendía nada de cómo funcionaban hasta hace un año y medio atrás, en que comencé a leer y escribir tuits. Twitter empezó a funcionar hace recién 13 años, en 2006. Me había inscrito el 2009 pero no lo usaba, y todavía hoy conozco sólo algunas de sus características y potencialidades. Para los más legos que yo, esta es la aplicación con un pajarito blanco sobre un fondo azul donde se pueden escribir textos de un máximo de 280 caracteres o unas 45 palabras (llamados tuits) que potencialmente pueden ser leídos por miles ( y en algunos casos millones) de personas. Esto depende de lo famosa que sea la persona que escribe y del número de seguidores que tenga. Un primer aspecto interesante es que por el número de usuarios que ha alcanzado, este medio se ha transformado en el modo de anunciar políticas públicas por parte de autoridades. El Presidente Trump lo usa mucho, pero también Piñera, como cuando anunció que viajaría a entregar ayuda humanitaria a Venezuela.

A primera vista puede aparecer como un nuevo medio de comunicación pública más, como lo fueron en su tiempo los periódicos, la radio, la TV, Internet, etc., en que cada vez se pensó que iba a eliminar el uso del medio anterior, pero eso no ocurrió. Sólo se superponen. ¿Irá a ser igual con estos? ¿Qué diferencias introduce?

El tuiter tiene varias características interesantes. Sobretodo la masividad y la rapidez. Se trata de lo que está pasando en el momento; opera en tiempo real. Da voz a cualquier persona que quiera expresarse; no tiene que ser periodista, trabajar en una radio o pasar por el filtro de un editor o director. Basta con abrir una cuenta y ponerse a opinar y difundir lo que le parezca. Y permite incluir fotos, imágenes y videos, profesionales o caseros, lo que lo hace más potente y creíble. Un ejemplo fue recién el caso de las mujeres que usaron un video para denunciar la prepotencia con que un propietario intentó expulsarlas de la playa de un lago.

El año pasado se publicaron 140 millones de tuits diarios en el mundo; casi 1.000 millones por semana. Se abren casi medio millón de cuentas nuevas por día. El aumento en el último año fue de 180% en relación con el anterior. No sé cuántos lectores diarios habrá en Chile.

Hay muchas preguntas que a uno le surgen al considerar el tema, y creo que hay pocos estudios científicos independientes conocidos que provean algunas respuestas. Por ejemplo, ¿qué motiva a los usuarios? ¿A los tuiteros (escritores)? ¿Y a los predominantemente lectores? ¿Qué tiende a generar en los usuarios? ¿Qué puede ir provocando en la sociedad? ¿Cómo puede afectar los modos de hacer política, y las elecciones?

Las personas podemos darle variados usos a tuiter. Para algunos puede ser un simple medio de divertirse, leyendo cosas curiosas, riéndose de otros, haciendo bromas o tallas. Otros lo usan con claros fines políticos para difundir sus ideas y posiciones en torno a temas. No es casualidad que casi todos los partidos políticos tengan una cuenta para eso. Lo mismo casi todo candidato a alguna elección popular. También en torno a intereses de gremios, grupos de interés o simples personas con inquietud por la cosa pública.

De especial interés ha sido en Chile el fenómeno de Andrónico Luksic, el empresario, como un muy efectivo y popular tuitero. Tiene 415.000 seguidores, interesados, en parte, por ingeniosos concursos con premios para los ganadores. Pero creo que también por su apertura a recibir críticas odiosas sin enojarse, a responder en forma directa y personal, a abrazar causas atractivas para mayorías, como son el deporte y temas de orgullo patriótico. Pienso que ha hecho una gran contribución a acercar a los empresarios a la gente, a que muchos dejen de verlos sólo como seres egoístas e inhumanos.

El precandidato presidencial de derecha Jose Antonio Kast es también un muy frecuente tuitero, con 267.000 seguidores. Otros activos son ex políticos como Sergio Melnik y Jorge Schaulson. Y muchos ministros, que lo usan para difundir sus actividades.

Aparte de lo señalado en temas de tipo más político social, lo interesante de Twitter es la gran diversidad de temas, intereses y posturas que permite expresar y observar. Allí se muestra en toda su amplitud la diversidad de la fauna humana. La variedad de reacciones, emociones, posiciones, interpretaciones, etc. que se suscitan ante un determinada afirmación o juicio de alguien. Eso naturalmente admite groserías, insultos y otras reacciones repudiables que hace que muchos se alejen de este medio. Pero es como muchas creaciones humanas, desde un simple cuchillo que puede ser usado para matar otro ser vivo o para salvarlo.

Y me queda pendiente el tema de los abusos en la política. En Venezuela la semana pasada Twitter suspendió 1.200 cuentas que han trabajado desde hace años para el Gobierno de Maduro. Lo dejo para una próxima columna.

PRODUCCION: SANDRO BAEZA/AGENCIAUNO

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: