Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 25 de enero, 2019

Ernesto Tironi: ¿Hay espacio para partidos de centro en Chile?

Economista Ernesto Tironi
Partidos y movimientos de centro pueden ganar ascendiente si tienen personas y un estilo de vida y de trabajo pragmático, abierto, que no se sienten dueños de la verdad, dispuestos a acoger las ideas y la colaboración de otros. También que conciben el mejoramiento de la sociedad como un proceso continuo y gradual, progresivo y practico.
Ernesto Tironi Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Esta es una pregunta que varios nos estamos haciendo hoy, especialmente quienes nos fuimos de la Democracia Cristiana cuando ese partido dejó ese carácter. También puede ser tema de preocupación de muchos chilenos que se han alejado de la política, en parte por la polarización y lo confrontacional que se ha puesto últimamente. El tema es además una paradoja, porque las encuestas muestran que es muy superior el porcentaje de personas que se declara de centro, que quienes se dicen de izquierda o de derecha. Sin embargo, hay muy pocos partidos o movimientos de centro en el país. ¿Será eso consecuencia o herencia del sistema de elecciones binominal? En este caso, con el cambio de sistema puede que surjan varios movimientos de centro que cambien bastante el panorama político y la forma de gobernar el país. ¿Irá a ser tan así? ¿De qué depende?

Carlos Larraín, ex presidente de RN, ha señalado recientemente que la división de la oposición es una ilusión de la derecha. Que al final todos se volverán a unir bajo un candidato presidencial único. O sea, que tendríamos polarización para rato. Eugenio Tironi, por otro lado, vaticina que la actual coalición de derecha va hacia la misma dispersión que vemos hoy entre los partidos de la ex Concertación. En este último caso tal vez podría surgir a futuro un apoyo ciudadano mayor por movimientos y partidos de centro.

Pienso que pueden haber cinco factores que influirán en si partidos de centro-centro despertarán una mayor adhesión ciudadana a futuro. Primero, dependerá de si los actuales partidos aprenden a utilizar el nuevo sistema electoral para distribuir sus candidatos propios sin abrir espacios para independientes moderados. Segundo, de cómo le vaya al gobierno de Piñera en el sentido que, si le va bien, la derecha se mantenga unida y eso aglutine un solo bloque al frente. Tercero, de la medida en que parlamentarios moderados de las actuales coaliciones se descuelguen o no de sus coaliciones y se sumen a partidos o movimientos de centro.

Dos últimas condiciones me parecen las más interesantes, por cuanto son accionables o dependen de lo que hagan los actuales movimientos de centro. La primera es que éstos consigan tener muchos candidatos suficientemente atractivos que se dispongan a postular a diversos cargos, desde concejales, a alcaldes, diputados y senadores. Esta me parece la mayor limitante a la conformación de movimientos o partidos de centro. En general, las personas en estas posturas no están tan interesadas en la política como para dar ese paso. Más todavía, son parte de esa mayoría creciente desencantada y alejada de la política, por su carácter excesivamente confrontacional y competitivo.

Y finalmente, el surgimiento de más partidos de centro a futuro dependerá del grado de colaboración que sean capaces de generar los diferentes grupos con esas posturas moderadas. De los apoyos mutuos puntuales o generales que logren entre sí candidatos de Evopoli, Alvearistas, Ciudadanos, Progresistas con Progreso, Regionalistas diversos y otros. En otras palabras, del grado en que puedan cambiar con sus prácticas el modo en que predominantemente se hace política hoy híper ideológicamente.

No he mencionado las ideas programáticas entre los factores claves de un futuro con partidos de centro más influyentes. Por ejemplo, el tener mejores propuestas de cómo solucionar problemas claves del país como las bajas pensiones, la mala calidad de la salud y educación públicas, el transporte, la delincuencia, una reforma tributaria equilibrada, etc. No es que considere que eso es poco importante. Es que ya no creo que la gente elija tanto sus autoridades por lo que proponen hacer en esas materias. Probablemente sea en parte porque Bachelet nos dejó vacunados con su programa de cambios ideologizados a rajatabla, mal pensados y peor ejecutados.

Partidos y movimientos de centro pueden ganar ascendiente si tienen personas y un estilo de vida y de trabajo pragmático, abierto, que no se sienten dueños de la verdad, dispuestos a acoger las ideas y la colaboración de otros. También que conciben el mejoramiento de la sociedad como un proceso continuo y gradual, progresivo y practico. Que no viene con una solución única para todos los problemas, como que más Estado o más Mercado resuelve todo. Que por el contrario , concibe incluso la desigualdad social que nos aflige como un error que debe corregirse y que podemos corregirlo entre todos. En fin, que cada problema debe afrontarse uno a uno sin recetas ideológicas que nos lleven a mirar de maneras preconcebidas los múltiples desafíos que nos trae el mundo actual. Esto puede ser una política de centro auténtica que nos permita cuidar el país que hemos construido y mantener su progreso.

 

FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más