Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 30 de enero, 2019

Ernesto Silva: Revolución Democrática: un refichaje indispensable

Abogado, ex diputado Ernesto Silva

Si RD quiere demostrar consistencia con su promesa de una política transparente, de cara a la ciudadanía y con una militancia activa, debe iniciar un proceso de depuración y limpieza de su padrón, de forma tal que éste represente a su militancia real y no a los adherentes transitorios de una candidatura a primarias.

Ernesto Silva Abogado, ex diputado
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Desde la elección de Giorgio Jackson como diputado por Santiago en cupo de la Nueva Mayoría, se inició un proceso de construcción de un grupo político que se transformó en partido, Revolución Democrática (RD). Algunos dicen que le ofrecieron el cupo porque no tenían con quién competirle; otros, que fue una concesión para abrirle espacio a nuevo referente. Cualquiera sea la razón, Jackson entró al Congreso y con una fuerte votación.

El mensaje del nuevo grupo era crítico respecto de la forma de hacer política y promovía nuevos estándares de transparencia y un modelo de acción política en contacto real y cercano con la ciudadanía. Ha pasado el tiempo y es justo reconocer que RD se ha instalado como partido político relevante en el Frente Amplio y en la discusión de políticas públicas en nuestro país. Pero más allá de constatar ese logro, la elección de directiva realizada el fin de semana pasado ratificó una inquietud que existía y que cuestiona uno de los fundamentos de este nuevo grupo político. Con cerca de 42.000 militantes inscritos, y apenas 3.500 votantes en una elección que se realizó con voto electrónico, el partido del discurso de la renovación de la política y de la construcción de las propuestas desde las bases y la ciudadanía, se enfrenta a una realidad indesmentible: su propuesta no representa un modo nuevo de participación ciudadana, y su capacidad de convocar a personas a participar de la decisión más importante de un partido político es débil e inconsistente con su promesa.

Recordemos que RD activó fuertemente la inscripción de militantes con el fin de inscribir la candidatura de Beatriz Sánchez en la primaria del Frente Amplio.

RD debe dar una explicación y debe transparentar la realidad de su padrón, tal como lo han señalado diversos analistas, entre ellos Gonzalo Müller. Los propios dirigentes de RD han señalado que no quieren ser un partido de militantes fantasmas, sino uno donde los militantes participen activamente en su colectividad. La realidad desmiente la promesa, e invita al Servel y a RD a transparentar su realidad e iniciar un proceso de re inscripción o refichaje de militantes. Recordemos que RD activó fuertemente la inscripción de militantes con el fin de inscribir la candidatura de Beatriz Sánchez en la primaria del Frente Amplio. Por ello, es probable que un porcentaje importante de los militantes de RD sean en la práctica adherentes transitorios de la candidatura de Beatriz Sánchez a la primaria pasada, y no militantes que se sumaron a la causa de construir un nuevo partido político. Por ello, y si RD quiere demostrar consistencia con su promesa de una política transparente, de cara a la ciudadanía y con una militancia activa, debe iniciar un proceso de depuración y limpieza de su padrón, de forma tal que éste represente a su militancia real y no a los adherentes transitorios de una candidatura a primarias.

El peor de los escenarios sería -a mi juicio- que RD se limitara a señalar que no existe una norma legal que les exija un proceso de refichaje.

El Servel ha liderado en los últimos años un proceso importante de renovación de los padrones de los partidos políticos y debe estar mirando con especial interés y preocupación lo que sucede en RD. Esto no ha sido por casualidad. La reinscripción y la búsqueda de transparentar y sincerar los padrones electorales tiene un fundamento adicional: desde hace ya algún tiempo existe un financiamiento público de los partidos, siendo el padrón de militantes un requisito básico de confianza en el nuevo sistema.

Los resultados de la elección interna de RD, sus promesas de pretender ser partido nuevo y transparente, y las declaraciones de sus propios dirigentes, hacen necesario tomar decisiones e iniciar un curso de acción. El peor de los escenarios sería -a mi juicio- que RD se limitara a señalar que no existe una norma legal que les exija un proceso de refichaje. Ello implicaría haber exigido a otros un nuevo estándar de hacer política partidaria, mientras en la propia casa se mantiene un partido con militantes discutibles, con una participación mínima, que accede a financiamiento público, y que no proyecta consistencia.

Es momento para que el SERVEL y RD definan cómo iniciar un proceso de reinscripción de los militantes del partido.

 

FOTO: FRANCISCO CASTILLO D./AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: