Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 05 de septiembre, 2018

Ernesto Silva: Ex Nueva Mayoría: Liderar o rendirse

Abogado, ex diputado Ernesto Silva

Los líderes políticos que prevalecen no son los que se oponen sino los que construyen. Por eso el paso dado por los senadores Jorge Pizarro y Ricardo Lagos Weber de liberar las amarras y buscar un primer acuerdo tiene un valor importante. Bienvenido el liderazgo.

Ernesto Silva Abogado, ex diputado

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Si bien ya logró destrabarse, el conflicto generado la semana pasada por el rechazo de la propuesta del gobierno en materia de salario mínimo generó un ambiente político complejo y puso en la mesa el debate sobre el rol del Congreso en la construcción de soluciones y acuerdos en temas de fondo. El Parlamento chileno aparecía mucho más polarizado y tensionado que la ciudadanía, en una especie de desconexión que cuesta entender en profundidad.

 

Pero la solución del tema salario mínimo no asegura que todo marchará en la misma línea en los proyectos que vienen. En los próximos días se inicia la tramitación de la reforma tributaria, y en los próximos meses se viene la ley de presupuestos, la reforma laboral y la reforma de pensiones, entre otras medidas relevantes. ¿Qué queda para las grandes reformas si el Congreso no era capaz de resolver el reajuste del salario mínimo?

 

Lo que se espera del Poder Legislativo es que sea una instancia para procesar las diferencias y generar acuerdos razonables para dar solución a los problemas que apremian a los chilenos.

 

El gobierno enfrenta a un Congreso que cuenta con mayoría de oposición y que es el resultado de un nuevo sistema electoral proporcional que tendió a la fragmentación política. De hecho, en la oposición actual existen dos coaliciones que aún no resuelven si se mantendrán separadas o si buscarán converger hacia el futuro.

 

Un gobierno elegido con una amplia mayoría presenta proyectos de ley ante un Congreso fragmentado, con pocos liderazgos, y en el cual tiene minoría. El escenario es complejo, porque más allá de las diferencias entre las coaliciones, lo que se espera del Poder Legislativo es que sea una instancia para procesar las diferencias y generar acuerdos razonables para dar solución a los problemas que apremian a los chilenos. El problema es que el ambiente se ha polarizado mucho. Tal vez la fragmentación política ha contribuido a ello, por la vía de animar a los grupos políticos a diferenciarse más que a coincidir y a buscar espacios de encuentro. En este esquema, pareciera apreciarse hasta ahora un Congreso con serias dificultades para llegar a acuerdos. Y un Congreso incapaz de llegar a acuerdos no le sirve al país.

 

Los acuerdos suelen construirse en base a buenas ideas, pero especialmente a liderazgos. Durante décadas en nuestro país el Congreso fue una fuente de liderazgos valientes capaces de dialogar y generar acuerdos, a pesar de las legítimas diferencias. Hoy, esa capacidad de liderar y acordar parece debilitada y amenazada. De hecho, la cultura del rechazo en el fondo lo que oculta es una falta de liderazgo y convocatoria. La polémica del salario mínimo vino acompañada de una amenaza de rechazo a la idea de legislar en la reforma tributaria. En esta dinámica, se hizo patente una especie de parálisis de la ex Nueva Mayoría para dar el salto de sentarse a negociar. El tener al Frente Amplio por la izquierda y muy polarizado en sus posiciones ha hecho difícil que quienes puedan liderar las negociaciones desde la ex Nueva Mayoría asuman el rol y den el primer paso.

 

El liderazgo requiere conducir a los propios hacia destinos que no siempre son valorados al momento de construir los acuerdos; se requiere valentía para dar el paso y atreverse a converger.

 

Al revisar la historia de las últimas décadas, los grandes avances del país han sido el resultado de acuerdos políticos en los cuales se ha ejercido liderazgo. Y el liderazgo requiere conducir a los propios hacia destinos que no siempre son valorados al momento de construir los acuerdos, se requiere valentía para dar el paso y atreverse a converger. Cuando no existía el Frente Amplio, el proceso de negociar y liderar era algo complejo pero posible para la Concertación y la Nueva Mayoría. Hoy, con este grupo extremando posiciones y tensionando los debates, pareciera que la ex Nueva Mayoría enfrenta un dilema muy complejo, y en el cual pareciera no haber punto intermedio: debe elegir entre liderar o rendirse.

 

Sí, la ex Nueva Mayoría debe elegir entre liderar las negociaciones y buscar acuerdos, o bien rendirse ante la presión de la izquierda del Frente Amplio y no avanzar en buscar acuerdos para Chile. Por lo visto hasta antes del arreglo del salario mínimo, la ex Nueva Mayoría parecía dirigirse hacia la rendición.

 

Pero la política es muy dinámica, y en cuestión de semanas -o días u horas-, los escenarios cambian. Los líderes políticos que prevalecen no son los que se oponen sino los que construyen. Por eso el paso dado por los senadores Jorge Pizarro y Ricardo Lagos Weber de liberar las amarras y buscar un primer acuerdo tiene un valor importante. Bienvenido el liderazgo. Ya veremos si el gobierno encuentra contraparte para seguir negociando o si bien las fuerzas más polarizadas se imponen en la forma de hacer política en el parlamento.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete