Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 15 de agosto, 2018

Ernesto Silva: A recuperar la agenda de futuro

Abogado, ex diputado Ernesto Silva

El gobierno tiene que tomar una opción: ¿se dejará arrastrar por el debate hacia el pasado o liderará la discusión de temas de futuro?

Ernesto Silva Abogado, ex diputado
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Chile Vamos no ganó la elección presidencial por razones del pasado. La ganó por razones del futuro. Ganó porque los chilenos querían mejores oportunidades y mayor bienestar para ellos y sus familias, y porque veían que las propuestas de Sebastián Piñera calzaban mejor con sus sueños y esperanzas que aquellas propuestas de la izquierda y la centroizquierda. El centro del debate era el futuro.

 

Los últimos días reflotaron el debate sobre el pasado. La izquierda se articuló, reaccionó, y logró la salida del gabinete de Mauricio Rojas, en lo que constituye -a mi juicio- una lamentable decisión. El escenario más probable es que la izquierda busque proyectar su coyuntural unidad invocando razones del pasado. Se acerca el mes de septiembre -45 años del 11 de septiembre de 1973-, y en octubre se conmemoran los 30 años del plebiscito de 1988.

 

El gobierno tiene que tomar una opción: ¿se dejará arrastrar por el debate hacia el pasado o liderará la discusión de temas de futuro? Claramente debe optar por el futuro, y esa opción implica tomar banderas, ejercer liderazgo, y actuar con audacia para abordar temas complejos y promover debates significativos que conduzcan a buenas políticas públicas.

 

Chile se ha transformado en un país de clase media. El enorme progreso económico y social de las últimas décadas -desconocido por el Frente Amplio y muchas veces renegado por la centroizquierda- ha tenido como telón de fondo el crecimiento económico y calidad en las políticas públicas. El crecimiento explica el mayor bienestar de los chilenos de clase media mucho más que las medidas redistributivas que se han adoptado a lo largo de los años.

 

La reforma tributaria, la agenda de productividad -que requiere también cambios en lo laboral-, y la modernización del Estado son los tres pilares en los que el gobierno puede jugarse con propuestas audaces, sólidas y de futuro.

 

Ser un país de clase media implica desafíos muy complejos. Sí, porque a pesar de contar con una gran clase media, Chile mantiene a un grupo importante de compatriotas que aún sufren de la pobreza y de la pobreza extrema, y que requieren una acción directa, focalizada y eficiente. Pero un país de clase media implica también la existencia de desafíos diferentes. Quienes décadas atrás eran parte del mundo de la pobreza, fruto de su esfuerzo y perseverancia -y de políticas públicas bien focalizadas y ejecutadas- han logrado transitar hacia un nuevo estadio de desarrollo. Se trata de familias que hoy pueden acceder a más oportunidades, pero al mismo tiempo se sienten vulnerables e inseguras. Gran parte de su vida gira en torno a servicios provistos por el estado: educación pública o subvencionada, salud pública, transporte público, e inseguridad en sus barrios. Aspiran a tener más libertad para elegir, y se sienten capturados por la ineficiencia del estado en la prestación de muchos servicios.

 

Por todo lo anterior, los desafíos de futuro para un un país de clase media son muy grandes, y las reformas que se deben abordar son más complejas aún, y en muchos casos incluso impopulares. Basta pensar en el sistema de pensiones para encontrar una reforma que todos saben que hay que hacer pero que pocos se animan a impulsar.

 

Chile necesita un gobierno con liderazgo y audacia, que esté dispuesto a vivir con una transitoria impopularidad para lograr introducir cambios valiosos, significativos y duraderos. Los acontecimientos de las últimas semanas han concentrado la atención de la opinión pública en el pasado, desviando al gobierno de su ruta hacia el futuro.
Es momento para recuperar la agenda de futuro. La reforma tributaria, la agenda de productividad -que requiere también cambios en lo laboral-, y la modernización del Estado son los tres pilares en los que el gobierno puede jugarse con propuestas audaces, sólidas y de futuro.

 

FOTO: SEBASTIAN BELTRÁN GAETE/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO