Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 13 de enero, 2020

Enrique Subercaseaux: España: Caminando por la cuerda floja

Director Fundación Voz Nacional Enrique Subercaseaux

El pacto de Gobierno claramente ha resultado ser uno de conveniencia, ya que juntar en un mismo saco a socialistas y comunistas, además de partidos independentistas, es un riesgo claro de tensión, inoperancia e inacción.

Enrique Subercaseaux Director Fundación Voz Nacional
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Por fin se constituye el nuevo gobierno español, liderado por el socialista Pedro Sánchez, junto a Podemos y otros partidos minoritarios. El pacto de Gobierno claramente ha resultado ser uno de conveniencia, ya que juntar en un mismo saco a socialistas y comunistas, además de partidos independentistas, es un riesgo claro de tensión, inoperancia e inacción. A ojos de la coalición gobernante, el mayor mérito ha sido “aislar a la derecha española”, dentro de la cual destaca la consolidación y crecimiento del partido Vox, quizás el único que tiene claro principios y objetivos, además de un impecable aparato comunicacional.

El problema, claro, es una coalición donde abundan los caciques, el oportunismo y la búsqueda de la mejor ventaja pequeña. Es decir, de principios, nada. De principios comunes, menos. Todo un pacto instrumental, que resta ver cuánto tiempo podrá proyectarse. La duración del mismo dependerá, entre otras cosas, de la habilidad de la oposición de derecha y que ésta pueda articularse, finalmente, en una alianza efectiva y con objetivos claros.

También será gravitante el desempeño económico del gobierno, el cual tiene como límite burocrático el estrecho escrutinio de Bruselas (Unión Europea). En este ámbito, la cosa comienza mal, ya que tácticamente se ha creado una nueva Vicepresidencia (ya van cuatro), con lo que se aumenta la burocracia, pero simultáneamente se limita la autonomía de acción de Podemos. Es decir, se recela, desde la partida, al principal socio de coalición. En cuanto al número de ministerios, se espera que ellos lleguen a 20 (actualmente son 17), lo que, recordémoslo, repercute en la pesada burocracia de autonomías, que debe replicar cada secretaría de Estado en las distintas capitales autonómicas. En síntesis, se privilegia un “modus vivendi” de coalición por sobre la eficiencia y efectividad del aparato estatal.

Es que España es aún un país muy rico. Y Madrid tiene mucho dinero que repartir, lo que se traduce en trabajos bien remunerados para los “camaradas” y “compañeros de ruta”, diversas granjerías, y una cantidad de dinero muy significativa para ayudas al enjambre de ONG que pululan por la geografía ibérica con su actuar desaprensivo. Solo como ejemplo, a partir de esta semana, la Junta de Andalucía deja de pagar ayudas (subsidios) a mas de 240 ONG que se dedicaban a temas de género. Los privilegios del poder, además del premio en dinero, se enmarcan en una estructura arquitectónica majestuosa y tradicional, hecha de materiales nobles y ricos detalles en terminaciones, que contrastan en su parca opulencia con los postulados más radicales de varios conspicuos próceres de la coalición gobernante.

Además de los aspectos económicos, gravitantes serán las próximas movidas en el complejo tablero del separatismo catalán, donde sus partidos actuarán como bisagra para inclinar votaciones hacia un lado u otro. Las próximas movidas esperadas no son más que un refinamiento de la retórica política, cada vez más creativa, que se estrella con la realidad de equilibrios electorales que no son concluyentes (a su favor). Vale decir, se avanza lenta e inexorablemente a un estado de independencia, pero sin llegar al mismo, porque existe (aún) la protección constitucional, y también de la práctica burocrática del Estado español.

En las acertadas palabras de un reciente artículo en el periódico El Mundo: “El error secesionista fue no darse cuenta de que, si bien podían aprovecharse de la debilidad de los políticos, no podían con la maquinaria impersonal que son los funcionarios. Jueces y policías han desbaratado su República”. En buen castellano, el imperio de la ley. Estado de Derecho.

En síntesis. Hay que esperar y ver cómo se van dando las cosas. Es probable que la situación continúe en su lento declive. En algunos ámbitos del Gobierno, en especial en aquellos donde actúe Podemos sin mayores contrapesos, se ganará en ineficiencia, mayor y más redundante burocracia y un mundo legal y ético cada vez más cerca del absurdo. Kafka resucitado. No olvidemos que, dentro de las fuentes primigenias de este partido se encuentra el chavismo venezolano y el gobierno fundamentalista de Irán, entre otros. Razón poderosa para seguir observando el proceso con atención, ya que puede tener claras implicancias para Chile.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete