Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 19 de mayo, 2019

Eleonora Urrutia: Cristina Kirchner candidata a Vicepresidente

La “rosca” política estará a la orden del día. Pero también jugará su papel clave la economía (…) Cada noche habrá una cena secreta. A cada minuto habrá un mensaje de Whatsapp que acerque o aleje la posibilidad de un nuevo acuerdo. Casi como los espectadores de una serie Game of Thrones, los argentinos podrán disfrutar o sufrir un capítulo nuevo cada día.

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Los fanáticos de Game of Thrones cuentan las horas que faltan para saber qué sucederá el domingo a la noche con Jon Snow o Daenerys Targaryen. La expectativa es lógica: después de ocho temporadas llega el capítulo final. Pues bien en la Argentina política, desde el sábado empezaron a correr las horas decisivas. A poco más de 30 días de la fecha límite para presentar las listas de candidatos a la interna presidencial el 22 de junio, Cristina Kirchner volvió a sacudir el tablero político al anunciar que no será candidata a presidente como casi todos imaginaban sino que irá en el lugar de vice presidente.

El anuncio confirma su centralidad política – la eficacia se verá más adelante; después de todo en política mandan los resultados; obliga a replantear el discurso a la coalición gobernante sobre que con Cristina viene Venezuela; es un mensaje al círculo rojo – la expresión de grupos de poder y económicos que influyen notablemente en la política actual pero operan desde atrás de bambalinas; y también el peronismo no K tendrá que acelerar los tiempos.

Esa decisión por sí sola hubiera sido capaz de generar sorpresa. Pero la entronización de Alberto Fernández como candidato presidencial provocó un sismo de consecuencias impredecibles.

La historia de Alberto Fernández es la de un funcionario ejecutivo – se destacó especialmente como Jefe de Gabinete de los Kirchner – que nunca ganó una elección por su cuenta. Las encuestas fueron malas para él incluso en la Capital, su distrito. Solo fue diputado capitalino en los ´90 en una lista liderada por Domingo Cavallo, entonces ministro de economía de Menem. Por otra parte todos coinciden en que el ex jefe de gabinete tiene una imagen conciliadora, con más canales de negociación abiertos que Cristina ya que no pertenece al kirchnerismo duro – de hecho se enfrentó a él formulando fuertes críticas – y contribuye a una menor exposición para la senadora. Esto le permite un equilibrio para no perder al votante del núcleo duro del kirchnerismo y ampliar al votante peronista más moderado.

Además para una Cristina Kirchner recorriendo tribunales hacer campaña sería difícil. Así puede dejarlo a Alberto Fernández y ponerse en el papel de víctima perseguida… es la imagen de Cámpora y Perón. Perón no es candidato porque no lo dejan y lo pone a Cámpora, pero todos saben que el que gobierne será Perón.

Esta extravagancia obliga a todos los jugadores de la próxima presidencia al replanteo y por ello aparecen más interrogantes que respuestas. ¿Cuántos de los votos que las encuestas le otorgaban hasta ahora a CFK podrá retener una fórmula presidencial encabezada por Alberto Fernandez? ¿La flamante fórmula acercará a otros dirigentes del PJ a una interna más amplia? ¿Sergio Massa y Daniel Scioli enfrentarán la fórmula Fernández – Fernández en las PASO o alguno de ellos podría ser un reemplazo en la fórmula? ¿Podrían sumarse como candidato a gobernador o primer diputado por la Provincia? ¿Por qué a Cristina le gusta justo ahora la vicepresidencia, una función que despreció profundamente durante sus dos mandatos presidenciales? ¿O acaso nos aguardan todavía más sorpresas antes del cierre de listas?

La “rosca” política estará a la orden del día. Pero también jugará su papel clave la economía. Todo lo que pueda ocurrir alrededor del Gobierno será de un modo con un dólar controlado y una inflación en baja y de otro muy distinto si el tipo de cambio o la suba de precios vuelven a desbocarse. Cada noche habrá una cena secreta. A cada minuto habrá un mensaje de Whatsapp que acerque o aleje la posibilidad de un nuevo acuerdo. Casi como los espectadores de una serie Game of Thrones, los argentinos podrán disfrutar o sufrir un capítulo nuevo cada día.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más