Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 13 de julio, 2017

El secretismo de TVN

Programas como “Informe Especial” bogan por aumentar la transparencia de todas las instituciones nacionales. ¿Con qué cara los periodistas de TVN exigen que el país sea más diáfano, si ellos mismos se cierran al escrutinio público?
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Para defenderse de las críticas que recibió por la designación de la periodista Mónica Pérez como corresponsal en Londres, Televisión Nacional emitió una declaración pública en la que asegura que sus contratos son de “carácter privado”, y exige que se respete “la confidencialidad” de los mismos. Dicha declaración resulta sorprendente, porque se emite tiempo después de que el canal apelara a su condición de señal pública para recibir un millonario salvataje a costa del bolsillo de todos los chilenos. Y es sorprendente también porque, hasta hace muy poco, los directivos de TVN demandaban dicho dinero comparándose con la BBC, o incluso con el mismo Banco Central de Chile, una de las instituciones más prestigiosas del país.

La comparación no puede ser más antojadiza, pues el Banco Central ha sido reiteradamente elegido como la entidad más trasparente de Chile, según sucesivas versiones del Barómetro de Acceso a la Información, entre otras cosas, porque los sueldos de sus autoridades son conocidos. El BC rinde cuentas trimestralmente ante la Comisión de Hacienda del Senado de la República y una vez al año ante el Senado pleno, y publica mensualmente las actas de su Consejo. Sus consejeros siempre han exhibido las más altas credenciales profesionales y académicas, no sólo a escala nacional, sino mundial, y esta búsqueda de la excelencia se replica en los escalafones inferiores de la institución, pues todos sus gerentes y profesionales son buscados por reclutadores de talentos o seleccionados a través de concursos públicos.

TVN, en cambio, ha tenido problemas serios de transparencia en el pasado reciente, precisamente por su negativa a publicar los sueldos y bonos de sus jefes y “rostros”: en 2010, la Contraloría multó al ex presidente del canal, Mario Papi, por negarse a difundir los sueldos de los altos ejecutivos, incluidos los del jefe de Prensa. Entonces TVN se negó incluso a responder consultas de la Cámara de Diputados, contraviniendo un dictamen del Consejo para la Transparencia. Lo increíble es que Papi se negó a publicar los sueldos y bonos diciendo que este canal no es una “empresa del Estado” y que, por lo mismo, no se le debían aplicar las normas de la Ley de Transparencia y la obligatoriedad de responderle al Poder Legislativo y a ningún particular. Esto es lo contrario de lo que se dice ahora, cuando se necesita la plata de todos nosotros. Cuatro años antes, la Contraloría ya había multado a otro presidente de TVN, Carlos Mladinic, por el mismo motivo por el que se sancionó a Papi.

Lo peor es que en el caso de la periodista Mónica Pérez, como de otros ocurridos anteriormente, lo que se ha evitado “desclasificar” es precisamente el sueldo de directivos y profesionales del Departamento de Prensa, lo que parece una gran contradicción, pues son los propios conductores de programas como “Informe Especial” los que más bogan, con razón, por aumentar la transparencia de todas las otras instituciones nacionales. ¿Con qué cara, en consecuencia, los periodistas de TVN exigen que el país sea en su conjunto más diáfano, si ellos mismos se cierran al escrutinio público?

Si quiere compararse con el Banco Central o con la BBC, sería altamente recomendable que TVN transparentara los sueldos de sus profesionales y no los ocultara, lo que genera justamente rumores y malentendidos. Y también sería positivo que TVN buscara a sus profesionales y altos directivos a través de concursos públicos o bajo procesos realmente abiertos y competitivos. ¿Por qué el “canal de todos los chilenos” no es efectivamente una fuente laboral al alcance de todos quienes cuentan con las competencias necesarias? Esta pequeña crisis puede ser una buena oportunidad para cambiar aquello.

 

Ricardo Leiva, doctor en Comunicación de la Universidad de Navarra

 

 

FOTO: HANS SCOTT/AGENCIAUNO

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: