El Presidente Boric en su visita a la Araucanía, reconoció que ha habido actos de carácter terrorista en la zona. Sería una gran avance esta noticia, si es que realmente cree en lo que declaró y su gobierno actúa en consecuencia, pues como parlamentario pensaba muy distinto.

Siendo Diputado, en un debate sostenido en DebateLT con su colega Gonzalo Fuenzalida –disponible en internetopinaba que para considerar un acto de violencia como terrorismo, este tenía que ser indiscriminado y con total desprecio por la vida humana, pero que siendo indiscutible la existencia de violencia en la Araucanía, no respondía a esa definición. Pensaba además que aplicar la ley antiterrorista rebajaba el estándar de un debido proceso, que había generado pésimos resultados tanto para el Estado como para las víctimas, y creía que los actos violentos en la Araucanía no se solucionarían simplemente por la vía jurídica

Según el entonces Diputado Boric, los títulos de merced que reclamaban los mapuches eran por 500.000 hectáreas y a la fecha de dicho debate se habían entregado 210.000, agregando que la devolución de tierras que comenzó con la ley establecida en el gobierno del Presidente Patricio Aylwin había fracasado, porque no había solucionado nada.  

Para él, la solución del conflicto planteada en ese debate era el reconocimiento constitucional a la multiculturalidad y plurinacionalidad de Chile -pues en Chile habitan muchos pueblos, siendo el mapuche uno de ellos- reconociendo la cosmovisión mapuche y el derecho a organizarse autónomamente en los territorios, que según él señaló, les han sido expropiados ya no por el Estado chileno, sino por dos grupos económicos en particular, los grupos Angelini y Matte, que han llenado de pinos y eucaliptos la Araucanía y le han secado los territorios a los mapuches (sic).

Al ver su intervención en ese debate, queda claro que el proyecto de Constitución rechazado el 4 de septiembre fue una derrota personal suya, pues representaba fielmente su pensamiento.

Dicho lo anterior, cabe preguntarnos si la declaración que hizo el jueves el Presidente en su visita a la zona corresponde a un cambio profundo de opinión y lo asiste el convencimiento que en la Araucanía sí hay terrorismo aunque no lo diga expresamente o si solo fue una afirmación táctica. Lamentablemente parece ser lo último, pues en la reunión con las víctimas habló de delincuencia y le hicieron ver que estaba equivocado al tratar al terrorismo como algo delictual.  

Adicionalmente, el Presidente también declaró que no utilizaría la ley antiterrorista, aplicada varias veces por los Presidentes Bachelet y Piñera, por considerar que “ha traído pésimos resultados”, tal como lo dijo en aquel debate con Gonzalo Fuenzalida. ¿Será que el Presidente Boric sigue pensando igual que el Diputado Boric o habrá cambiado de opinión?

No obstante todas las dudas, esperamos que las palabras del Presidente en la Araucanía impliquen un real cambio de rumbo de su gobierno, con toma de conciencia sobre la realidad y actúe en consecuencia, pues la situación de continuar como está puede derivar en una tragedia nacional de insospechadas consecuencias. 

Por el bien de Chile, que así sea.

*Jaime Jankelevich es bioquímico y consultor.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta