Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 22 de octubre, 2015

El fenómeno comunicacional de la Fiscalía

Los fiscales se han convertido en las nuevas estrellas de los medios, como antaño fueron los economistas. Los medios los cortejan, algunos de ellos son verdaderas estrellas de rock.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En momentos que se escribe esta columna, el Senado se apronta a aprobar como nuevo Fiscal Nacional a Jorge Abbott. Sin duda es un triunfo político de proporciones del gobierno y la ministra de Justicia, Javiera Blanco, que logró dar vuelta un resultado. Y por cierto, al igual que otras veces, la Presidenta anotó un gol muy valioso, torcerle la mano al sentido común de la política chilena y no dejarse pautear respecto al candidato.

La alta expectativa que ha tenido la elección de Abbott es el final de un proceso largo de posicionamiento comunicacional del Ministerio Público, que ha sido exitoso y es la envidia lógica de otros poderes del Estado.

Los fiscales se han convertido en las nuevas estrellas de los medios, como antaño fueron los economistas. Los medios los cortejan, algunos de ellos son verdaderas estrellas de rock. Tanto así que en un concierto del grupo Los Tres, fueron éstos los que pidieron una selfie con uno de los fiscales más conocidos. Las filtraciones han ayudado a cambiar los estados de ánimo y muchas veces han configurado un juicio de la opinión pública, antes que existan las mismas resoluciones judiciales.

De un período difícil, con derrotas duras como el Caso Bombas, el Ministerio Público ha aparecido como un actor clave en la lucha contra la corrupción y ha irrumpido en la agenda pública tanto con figuras como voceros, como el uso del off y las Gargantas Profundas para configurar sus cosas.

Más aún, hay analistas que incluso mencionan que el Ministerio Público se ha convertido en una especie de Gran Elector, pues de sus decisiones, y en especial de sus actos comunicacionales, se pueden reconfigurar los mapas para la próxima elección presidencial. Bien lo sabe Andrés Velasco, que nunca se pudo recuperar del allanamiento, con cámaras incluidas, de su casa para requisar antecedentes de una eventual participación en financiamiento ilegal por parte de Penta. Aunque Velasco no ha sido formalizado en proceso alguno, el daño comunicacional fue de proporciones. Las impericias de su equipo, que lo sumergieron en un silencio inexplicable, ayudaron también.

También lo pueden sospechar Marco Enríquez-Ominami y Sebastián Piñera, dos probables candidatos en la papeleta 2017. Antes de primarias o ratificación de sus bloques políticos, deberán ser capaces de sobrevivir a las investigaciones del Ministerio Público y las decisiones que tome al respecto. Y como ha pasado en muchos otros casos, podrían enterarse por los medios de los pasos de la Fiscalía.

Por otro lado, el Ministerio Público ha sido hábil en el manejo comunicacional del fenómeno de la delincuencia. Tanto así, que no ha pagado costos políticos por la caída en este indicador, pese a que son parte importante en la solución. Una disposición adecuada con los medios, a diferencia de otros poderes del Estado, una colaboración además con información reciente a la prensa y una evidente habilidad de los fiscales como voceros han ayudado mucho a no perder reputación en este ámbito.

Y por cierto, fueron exitosos en dejar instalada la necesidad de nuevos recursos para fortalecer la lucha contra la delincuencia, tema al que ningún gobierno puede resistirse.

La sobreexposición también tuvo su lado oscuro: las luchas intestinas dentro del Ministerio Público trascendieron a los medios más allá de lo razonable, en las inmediaciones de la elección del nuevo Fiscal Nacional. En eso, el Ministerio Público se pareció más a la derecha, donde las matanzas son el pan de cada día.

Es probable que éste sea el nuevo escenario al que deba enfrentarse el nuevo Fiscal Nacional Jorge Abbot. Debido a que es poco conocido, será también una duda sobre cómo manejará los asuntos comunicacionales, pues es probable que como parte del consenso construido en el Senado, se le haya pedido más prudencia al respecto. Pero con las fuerzas desatadas y el alto interés comunicacional en el Ministerio Público, es probable que sea una tarea imposible.

 

Carlos Correa, Ingeniero Civil Industrial, MBA, consultor en comunicación estratégica y ex director(s) de la Secom.

 

 

 

FOTO: DISEÑO SANDRO BAEZA/AGENCIAUNO.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: