Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 02 de octubre, 2015

El fallo categórico de la prensa internacional

El estudio de los principales periódicos de Estados Unidos, Europa y América Latina demuestra que Bolivia nos ha derrotado diplomática y comunicacionalmente, lo que parece confirmar que Chile ha perdido “poder blando” y es más débil en consecuencia.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Aunque la Presidenta Michelle Bachelet asegura que “Bolivia no ha ganado nada” tras el dictamen de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, para los periódicos más importantes del mundo en general y de América Latina en particular, Bolivia sí derrotó a Chile. Para algunos de ellos, la resolución fue categórica.

Para diarios tan influyentes como The New York Times, The Washington Post y The Daily Telegraph, la postura chilena fue claramente derrotada en La Haya. Hubo incluso medios de comunicación, como The Wall Street Journal, que responsabilizaron directamente al gobierno de Bachelet de la derrota. Según este periódico financiero, que cuenta con más de tres millones de suscriptores en todo el planeta, especialmente altos ejecutivos, inversores y hombres de negocios, “la decisión de la Corte contra Chile es el último traspié de la Presidenta Michelle Bachelet, quien está enfrentando una creciente oposición interna por el manejo gubernamental de la economía”.

Los principales diarios liberales de Estados Unidos, The Washington Post y The New York Times, también dieron por perdedor a Chile. The Washington Post se refirió al dictamen con una nota que tenía un titular claro y preciso: “Los jueces de la Corte rechazaron el reclamo chileno por 14 votos contra 2”.

Los principales diarios argentinos, Clarín y La Nación, fueron especialmente contundentes en reconocer el triunfo boliviano. Tras el fallo, Clarín publicó una nota titulada “La Haya respalda a Bolivia en un litigio con Chile por la salida al mar”, muy parecida a la titulada así por La Nación: “La Corte de La Haya respaldó a Bolivia y se declaró competente para tratar la disputa con Chile por la salida al mar”. Según este medio, la resolución fue “tan categórica”, que sorprendió a nuestro país y lo dejó en silencio.

El diario español El Mundo también publicó un reportaje tras el fallo, titulado “La Haya falla a favor de investigar el litigio marítimo entre Chile y Bolivia”, y desde el primer párrafo deja en claro que la decisión judicial supone un claro revés para Chile: “La Corte Internacional de Justicia da la razón a Bolivia y se declara competente para dirimir su reclamación de una salida al Pacífico”. Otros diarios españoles, como La Razón y ABC, también se inclinaron por dar como ganadores a los bolivianos. El País y La Vanguardia, en cambio, mantuvieron un tono ecuánime, y no dieron por ganador a ninguno de los dos países en disputa.

En Gran Bretaña, el diario conservador Daily Telegraph informó que el fallo fue recibido “con rabia” por nuestro país. La BBC y The Guardian, en cambio, dieron un tratamiento más ecuánime a la información y no presentaron a ninguno de los dos países como victorioso.

De los 24 medios internacionales que analicé para estudiar las repercusiones del fallo en la prensa extranjera de referencia (ver la tabla adjunta), en 17 los bolivianos fueron presentados como claros ganadores, y en siete se informó con ecuanimidad, sin dar por vencedores ni a unos ni a otros. En ningún medio de comunicación extranjero se dice que Chile ganó.

Hay que reconocer que Bolivia nos ha vencido en el ámbito diplomático y también en el comunicacional, generando más simpatía y adhesión a su causa que nosotros a la nuestra. Si hasta el Papa Francisco ha emitido declaraciones que han fortalecido la histórica demanda boliviana.

Chile debe hacer muchos más esfuerzos por generar influencia a escala internacional y convencer al resto del mundo de que su postura es la correcta. En concreto, debe incrementar su soft power. Según Joseph Nye, el profesor de Harvard que acuñó ese concepto, en la era de información los países ya no se hacen más poderosos solamente incrementando su poderío militar, sino que lo logran aumentando su poder blando no coercitivo, influyendo diplomática, cultural y comunicacionalmente sobre otras naciones. Esto es precisamente lo que prometió Michelle Bachelet con su programa de gobierno: “Nuestro país debe recuperar su papel de promotor activo de la convergencia regional, confirmando su compromiso con una política de integración regional activa y vinculante”.

Después de analizar la cobertura de la prensa extranjera de referencia tras el fallo de La Haya, resulta evidente que el gobierno de Bachelet tiene una ardua tarea por delante, pues siguiendo la lógica de Nye, está claro que estos últimos días hemos perdido poder blando y en definitiva hoy somos más débiles que hace una semana.

 

Captura de pantalla 2015-10-01 a las 8.42.08 PM

 

Ricardo Leiva, académico de la Universidad de los Andes.

 

 

FOTO: AGENCIAUNO/MICHEL PORRO/GETTY IMAGES

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: