Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 15 de diciembre, 2014

El dilema empresarial

Los problemas y oportunidades para las empresas se encuentran en el ámbito de la reputación, no de la producción.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Los costos para las empresas de políticas y acciones irresponsables, negligentes, poco éticas o derechamente ilegales orientadas bajo una concepción de negocio mediocre y utilitarista de “profit”,  son cada vez más altas. En el corto plazo representan un descalabro en la imagen de la empresa (la foto-percepción del momento) comercial (caída en participación de mercado) y finanzas de propietarios y accionistas.

Ahí están los antecedentes de Perrier (contaminación de agua mineral con benceno –costo de US$263 millones–); Exxon Valdez (derrame de petróleo en las costas de Alaska –pérdidas por US$13 billones–); La Polar (repactaciones de deuda unilaterales sin el consentimiento de los clientes –costo de US$$892 millones informados a julio de 2011; y otros US$250 millones en pérdidas para las AFP–); Barrick Gold y su proyecto Pascua Lama (posterga inicio de producción hasta el 2015 por incumplimiento normativa ambiental de plan de protección de aguas –multa de US$ 16.5 millones que se suma a inversión realizada de US$8.500 millones–); Sociedades Cascada controladas por Julio Ponce-Lerou (US$300 millones de dólares en pérdidas para sociedades involucradas por pago de sobreprecios; US$44 millones en pérdidas aprox. para AFP); Agrosuper (US$ 25,4 millones de multa por integrar cartel que controlaba cuotas de producción de la industria de pollos; y pérdidas de US$429 millones por cierre de planta Freirina ante resolución de Comité de Ministros que la obligaba a reducir niveles de producción de cerdo y exigía inversiones adicionales para mitigación de malos olores).

En el mediano y largo plazo, el impacto que producen entre los trabajadores, proveedores, pequeños accionistas y comunidad donde operan es aún mayor. Tan perjudicial incluso como el daño a su reputación. La reputación, a diferencia de la imagen, no se construye en un día o a partir de un hecho puntual. Es una representación mental duradera que tienen las personas respecto de las acciones pasadas y futuro esperado de una organización. Tiene como prerrequisitos la legitimidad y transparencia. Ambas se van construyendo en el tiempo a partir de una consistencia entre los atributos y valores profesados por la organización y aquellos percibidos y deseados por los públicos objetivos. No sólo eso. Debe existir una consistencia sólida entre lo que se proclama y lo que se hace y visibilizar una gestión que en lo posible tenga la verdad como valor crítico. Estas son condiciones básicas no sólo para triunfar a nivel de mercado. También y más importante, para tener alguna expectativa de éxito con una ciudadanía cada vez más exigente, educada, informada y poco susceptible a que le pasen gato por liebre (de acuerdo a encuesta CEP de julio, sólo un 13% de los chilenos dice confiar en las empresas y los empresarios).

Un concepto lejano para Gonzalo Vial, dueño de Agrosuper, quien ha declarado que “Freirina fue una equivocación pero lo de la colusión (la acusación) es una sinvergüenzura”. O para Pablo Alcalde, ex presidente de La Polar, quien no duda en señalar que “aquí hubo un engaño y un fraude de proporciones, en los cuales yo no tuve ninguna participación”. Más aún, ha defendido modelo crediticio de La Polar ya que “incorpora a un segmento de la población que estaba excluido por las demás multitiendas (precisamente porque una mayoría de dicho segmento tiene mínima capacidad para cumplir con pago de deudas adquiridas con ese o cualquier sistema crediticio).

Todos ellos ignoran que los problemas y oportunidades para las empresas se encuentran en el ámbito de la reputación, no de la producción. Hoy, más relevante que un qué se vende y a qué precio se vende (salvo cuando la población se ve enfrentada a monopolios, carteles o distorsiones similares), es el cómo se vende (y sus externalidades). Una definición estratégica de negocio implica enfrentar el dilema de aferrarse a una visión utilitarista o avanzar hacia otra más ética. Otra donde el cómo se alcanza el fin o cuán moral es el acto se constituyan en eje de la acción empresarial. Donde más relevante que faenar cerdos y acto seguido generar utilidades y empleos, sea dar credibilidad, valor agregado al negocio al operar en armonía con la comunidad que lo acoge. Donde más allá de vender ropa, electrodomésticos y todo tipo de necesidades creadas bajo condiciones crediticias en apariencia ventajosas dirigidas a una masa creciente de consumidores en situación de vulnerabilidad, es cómo y a quién se vende esas oportunidades de compra. Donde más importante que una minera y sus propietarios palmoteando en la Teletón a Don Francisco y congraciándose con televidentes cuyo umbral de amor comienza a saturarse, es el cómo se implementan medidas para evitar daños al entorno de habitantes afectados por la producción de esa empresa. Donde incluso, más significativo que definir un conjunto de herramientas para “aceitar” a la opinión pública, a los consumidores y a los medios que sirven de mediadores del mensaje o propaganda corporativa, es el avanzar hacia una comunicación y gestión de marcas que creen un mercado de ideas comunes, innovadoras y creíbles, zonas de “significados compartidos” e influencias socio-culturales duraderas. Por último, donde la acción de unos pocos irresponsables y miopes de la ganancia de corto plazo, no empañe la capacidad creativa, emprendedora y responsable de una mayoría de empresarios del país.

 

Juan Cristóbal Portales, Investigador Escuela de Periodismo Universidad Mayor, Doctor en Comunicación Política Estratégica.

 

 

 

FOTO: FELIPE FREDES F/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más