Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 24 de octubre, 2015

El desafío regional

Mientras todos los países pertenecientes al Mercosur se desaceleran, en el caso del Pacífico sólo ocurre con Colombia.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

América del Sur enfrentará en los próximos años un duro desafío, el de hacerle frente a un contexto internacional adverso. El boom de los commodities pareciera haber tocado un máximo y los pronósticos de los expertos sugieren que los precios futuros continuarán con la tendencia a la baja. De esta manera, Venezuela no podrá sacar tanto provecho del petróleo, ni Argentina de la soja y, por supuesto, tampoco Chile con el cobre. Por lo tanto, este escenario futuro complejo afectará a los países de América del Sur a nivel regional. La pregunta clave resulta entonces, ¿qué países se encuentran más preparados ante este escenario adverso?

A grandes rasgos pueden observarse dos modelos en la región. Por un lado los países pertenecientes al Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Venezuela), por el otro, la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, Perú y México). En estos modelos se observan visiones distintas para el desarrollo de los países. Mientras que el Mercosur posee un tinte más populista (a lo que se sumarían Bolivia y Ecuador en este enfoque), la Alianza del Pacífico tiende a apostar más al respeto de los contratos entre privados. Si bien queda mucho por mejorar, en términos relativos, los contratos son más respetados en el bloque del Pacífico que en el Mercosur, lo que hace que atraiga más inversiones a la región. De esta manera, mientras el Mercosur muestra datos más volátiles respecto la Inversión Extranjera Directa debido a la incertidumbre, el bloque del Pacífico muestra un crecimiento, tal vez lento, pero más seguro.

No es casualidad que, en tiempos de incertidumbre internacional, las inversiones busquen puertos más seguros donde se vele por el respeto de los contratos. Aquí es donde los países de la Alianza del Pacífico ofrecen mayores garantías y por eso es más probable que reciban inversiones. Por el contrario, a los países del Mercosur les costará más atraer inversiones si no envían mensajes más claros. Esto se explica porque todos los países del Mercosur mostrarán una desaceleración en su crecimiento para el 2015 en mayor o menor medida, siendo los casos más críticos Venezuela y Brasil. Argentina dependerá un poco de las elecciones de este domingo para dar pronósticos más certeros, aunque no se observa un panorama favorable para cualquier candidato. Por el otro lado, de los países pertenecientes al bloque del Pacífico sólo se estima que en Colombia haya una desaceleración en su crecimiento. En tanto, Chile se espera que crezca en torno al 2,1% interanual, superando el 1,9% del 2014. Para el caso de Perú, se espera que supere el 2,4% obtenido el año pasado al avanzar un 2,7% este año. Por último, México crecería al 2,3%, acelerando su crecimiento del 2,1% del 2014.

En conclusión, si bien los países populistas pudieron mostrar grandes tasas de crecimiento en el pasado, esto se debió principalmente al boom de los commodities, que al generar altos ingresos hace que sea más fácil adoptar ese tipo de medidas. Sin embargo, con un escenario adverso complejo, en donde las inversiones toman un rol fundamental, es en los países en donde se respeta el Estado de Derecho los que corren con ventaja para atraer las inversiones. Mientras todos los países pertenecientes al Mercosur se desaceleran, en el caso del Pacífico sólo ocurre con Colombia. Esto también debería ser una señal, para la Presidente Bachelet, de que las medidas populistas no son el mejor camino. Es necesario volver a incentivar al sector privado para que vuelva a invertir. Sin embargo, difícilmente se logrará mientras continúen las incertidumbres que aparecieron con las reformas.

 

Ivan Cachanosky, investigador Fundación para el Progreso.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: