Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 25 de enero, 2020

Diego González Cañete: Scruton, el escéptico (1944-2020)

Al tiempo que era seducido por la cultura y la historia de Francia, Scruton se confesaba disidente frente a barricadas, pedradas y consignas, reflejos del celo revolucionario de una juventud que, alentada por los intelectuales, interpretaba sus vidasy el conjunto social como mera arbitrariedad, relaciones de poder y dominación. En tal ambiente, optar por conservar en lugar de echar abajo –instituciones, espacios sagrados, valores, costumbres e incluso el lenguaje– aparecía como una tarea excéntrica.

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El pasado domingo 12 de enero murió uno de los intelectuales públicos más influyentes de Inglaterra, Sir Roger Scruton. Difusor del conservantismo y prolífico escritor, la obra de Scruton abarca libros de filosofía, crítica cultural, música, arquitectura e incluso el significado del buen vino. Su trayectoria se caracterizó, siguiendo en esto a Edmund Burke y Michael Oakeshott, por un rechazo del optimismo político ciego, aquel de las recetas totales, de espaldas a la cultura y a las maneras legadas al presente por los siglos.

Su identificación con el conservantismo tuvo lugar mientras deambulaba por las cercanías del Barrio Latino de París, durante mayo de 1968. Al tiempo que era seducido por la cultura y la historia de Francia, Scruton se confesaba disidente frente a barricadas, pedradas y consignas, reflejos del celo revolucionario de una juventud que, alentada por los intelectuales, interpretaba sus vidasy el conjunto social como mera arbitrariedad, relaciones de poder y dominación. En tal ambiente, optar por conservar en lugar de echar abajo –instituciones, espacios sagrados, valores, costumbres e incluso el lenguaje– aparecía como una tarea excéntrica. Pues tal conservantismo contrastaba con las ideas y el ánimo en boga, hostil frente a toda actitud basada en la gratitud, el apego a las formas y virtudes heredadas, y el enraizamiento en vez de la “liberación”. Con los años, Scruton afinaría la interpretación, ofreciéndole una batería de ideas y sensibilidad cultural a un polo conservador inglés inclinado más de la cuenta hacia el economicismo thatcherista”. Frente a la omnipotencia, ya fuera del Estado o del mercado, sugería, aparecen los vínculos de la sociedad civil y la asociación no instrumental, perdurable.

Más tarde, en la década de 1980, el intelectual inglés arriesgó su propia libertad al colaborar con la resistencia cultural checa, que bregaba en la clandestinidad por proteger la herencia de Bohemia y Moravia ante el acecho oficial comunista, la extorsión y el susurro. Su testimonio por la libertad de expresión y de pensamiento como patrimonio occidental le valdría el reconocimiento postrero de los gobiernos checo, polaco y húngaro.

Si bien lo central del argumento de Scruton apeló al mundo anglosajón, muchos de sus temas guardan hoy un alcance universal: el cuidado de lo propio y lo dado, afortunadamente más allá de todo voluntarismo; la fina ironía, la conversación y la amistad gratuitas, el pesimismo como contracultura. Eso, sumado a una indudable elegancia en la polémica, especialmente al momento de enfrentar las tesis biempensantes de la hora.

Conviene releer a Scruton en estos tiempos, más aún pensando en Chile y su trayectoria desde el 18 de octubre. Las primeras semanas del crucial año 2020 han destacado por oportunismos y chantajes, funas y amedrentamientos, cual capa más visible de la quemante crisis de legitimidad y de virtudes. ¿Cómo pensar en lazos duraderos cuando las lealtades aparecen disueltas? ¿Habrá formas y costumbres aún valederas, por detrás de la pugna de “modelos” y su suma cero, del hacer “estallar” como ensoñación y meta? O la hoy pregunta improbable: ¿Qué hay que conservar?

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete