Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 20 de febrero, 2020

Cristóbal Aguilera: Querida Amazonia

Abogado, académico Facultad de Derecho U. Finis Terrae Cristóbal Aguilera

Francisco nos habla de cuatro sueños sobre la Amazonia: cultural, social, ecológico y eclesial (…). El Papa nos exhorta al pueblo de Dios y a todas las personas de buena voluntad a respetar el medio ambiente como expresión de la creación de Dios, a valorar la riqueza de las diferentes culturas, abriendo nuestra mente y corazón a esta diversidad, y a rezar vivamente por las vocaciones sacerdotales.

Cristóbal Aguilera Abogado, académico Facultad de Derecho U. Finis Terrae

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

¿Por qué diantres Francisco quiso dedicarle un sínodo y luego una exhortación apostólica a un punto específico del planeta? La pregunta que muchos formularon con cierta inquietud en su momento fue respondida, en principio, en los documentos sinodales y ya con total sentido en la exhortación publicada hace pocos días atrás.

Francisco nos habla de cuatro sueños sobre la Amazonia: cultural, social, ecológico y eclesial. Gran parte de lo que plantea aquí había sido tratado en Laudato si’, y el resto es -como habitualmente ocurre- un recordar cosas que la Iglesia ya ha dicho en el pasado, aterrizándolas, en este caso, al contexto amazónico. Esto ha despertado críticas por parte de ciertos sectores progresistas que nuevamente ven frustradas sus esperanzas de que Francisco modifique aspectos fundamentales de la doctrina católica, sobre todo en lo relativo a la ordenación de mujeres. Pero el Papa no es ni progresista ni conservador, sino que es, sencillamente -con la profundidad que ello significa-, católico-romano. 

Sin perjuicio de lo relativo al sueño social y ecológico, me parece muy interesante lo expresado sobre el sueño cultural y eclesial. Estos dos últimos, de hecho, explican con mucha claridad la importancia de esta exhortación. En primer término, Francisco deja en claro que las diferentes culturas que existen en la Amazonia tienen un valor humano que debemos respetar y de las cuales tenemos mucho que aprender. Sin embargo, la Iglesia posee aquello que todo pueblo y cultura requiere para llegar a su culmine, que es Cristo. Si la cultura implica cultivo, solo en Él el hombre y la sociedad pueden alcanzar la plenitud y dignificación. Esto rechaza, por tanto, una aproximación ecologista-materialista a la Amazonia, dado que implica una comprensión verdaderamente humana de ella. En este sentido, el Papa dice con todas sus letras que si el Evangelio es realmente un mensaje de vida y la Eucaristía es el alimento del alma, el desafío pastoral en la Amazonia es algo urgente y tremendo.

Por otro lado, Francisco pone también las cosas en su lugar en cuanto al desarrollo de los pueblos. Evangelizar no es imponer una cultura, ni menos creer que la nuestra es mejor que las de la Amazonia, que bajo nuestros parámetros modernos podrían ser calificadas de “incivilizadas”. Nuestra misma cultura tiene defectos que Francisco reprocha con mucha fuerza, como el consumismo, el individualismo, el descarte, que impiden ver al “otro” como igualmente digno. Así, el sueño del progreso, de que todo futuro es necesariamente mejor y avanzamos por una senda de desarrollo, es una ideología. Los pueblos que no gozan de la ciencia o la economía moderna pueden alcanzar una humanización mucho mayor en la medida en que, por ejemplo, valoran más fuertemente la familia y la comunidad. Esto nos debe remecer a todos.

Mucho más se podría decir de este documento, breve en páginas, pero rico en su mensaje. Por supuesto, todos deberíamos hacer el esfuerzo en leerlo. En definitiva, el Papa nos exhorta al pueblo de Dios y a todas las personas de buena voluntad a respetar el medio ambiente como expresión de la creación de Dios, a valorar la riqueza de las diferentes culturas, abriendo nuestra mente y corazón a esta diversidad, y a rezar vivamente por las vocaciones sacerdotales.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: