Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 25 de diciembre, 2019

Cristóbal Aguilera: Poder y pequeñez

Abogado, académico Facultad de Derecho U. Finis Terrae Cristóbal Aguilera

No son pocos los políticos que piensan que nuestro país debe fundarse nuevamente, desde cero, y que son ellos los llamados a acometer esa tarea. Como decía Chesterton, hoy estamos al borde de ser sometidos por una pequeña y arrogante oligarquía que casualmente pisa hoy esta tierra, pero que se atribuye la representación de la historia, pretendiendo hacer nacer de nuevo -como si eso fuera posible- nuestra sociedad.

Cristóbal Aguilera Abogado, académico Facultad de Derecho U. Finis Terrae

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Cuando creemos que tenemos todo bajo control y vemos con tranquilidad que el mundo se mueve bajo criterios moderados y previsibles, de pronto ocurren hechos que hacen que nos cuestionemos incluso aquello que dábamos por sentado. Uno de estos hechos que ha remecido a la historia de la humanidad es el nacimiento de Jesús. El que se anunciaría unos años más tarde como Rey del universo, Creador del cielo y de la tierra, no encontró aquella noche de diciembre otro lugar más cómodo que un pesebre para abrir por primera vez sus ojos y llorar en los brazos de sus padres.

Las paradojas de la historia. Pero, aun así, los hombres no parecemos aprender. No nos bastó el Ejemplo entre los ejemplos para asumir nuestra condición humana, para comprender que polvo somos y en polvo nos convertiremos. Nuestro auto-ensalzamiento, el trono en el que hemos puesto nuestra autonomía, nuestros deseos, nos ha hecho perder todo punto de referencia existencial. Nos creemos soberanos, y por eso, en estos tiempos, lo queremos todo, no nos saciamos con nada. Así, por ejemplo, la ciencia avanza sin límites, y con tal de sorprender al mundo con un nuevo descubrimiento, se ponen en riesgo miles, millones de vidas humanas.

Esta embriaguez y locura también tiene un correlato político. No son pocos los políticos que piensan que nuestro país debe fundarse nuevamente, desde cero, y que son ellos los llamados a acometer esa tarea. Como decía Chesterton, hoy estamos al borde de ser sometidos por una pequeña y arrogante oligarquía que casualmente pisa hoy esta tierra, pero que se atribuye la representación de la historia, pretendiendo hacer nacer de nuevo -como si eso fuera posible- nuestra sociedad. Dicha oligarquía ya no solo se cree soberana (causa y medida) de su propia existencia, sino que busca serlo, de la forma más radical posible, de los demás. Pues de esto se trata, finalmente, la discusión constitucional: bajo el disfraz del pueblo siempre está detrás el afán de dominio e imposición de unos (pocos) hombres sobre otros (la mayoría).

El poder, sin duda, produce fascinación. Pero ese poder soberano no es compatible con aquello que somos. El reconocimiento de nuestra pequeñez es lo único que puede salvarnos de aquel mundo del que prevenía Juan Pablo II, que, construido sin Dios, termina por volcarse contra nosotros mismos. Y la imagen del pesebre es el mejor antídoto para esta enfermedad personal y social. En esta navidad, vale la pena grabar en nuestras mentes la imagen tan estremecedora como insólita de un Dios naciendo pobre y humilde en Belén.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA