Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 6 marzo, 2021

Cristián Garay: Visita del Papa a Irak

Historiador, académico del Instituto de Estudios Avanzados, USACH Cristián Garay

La gira tendrá la marca del dolor: pasara por Ur, cuya catedral fue devastada, y Mosul, capital de la provincia de Nívide, de donde era gran parte de la comunidad.

Cristián Garay Historiador, académico del Instituto de Estudios Avanzados, USACH
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Juan Pablo II, un Papa de mucho mayor envergadura humana y espiritual que el actual, proyectó viajar a Irak en 2000, viaje que fue cancelado por Sadam Hussein, entonces gobernante de ese país (1979-2003). Hoy Francisco inicia un viaje hacia una de las zonas más conflictivas mundo, vértice de una región con cataclismos naturales y sociales de los más agudos. El centro de este viaje es una reunión con el Gran Ayatolá Ali Sistani, jefe espiritual y guía de millones de chiitas iraquíes –la mayoría en ese país- en Nayaf, con el que se espera una declaración de buena voluntad.

Francisco recoge los escombros de la que una vez fue una comunidad cristiana autóctona, la caldea (también llamada asiria) católica, parte de los ritos venerables, que fue destrozada por la guerra. Es que Saddam Hussein, que era sunní, pertenecía al partido Baas, el socialismo nacionalista panárabe, laico. Por este motivo sus relaciones con la comunidad cristiana local eran tan buenas que su ministro del exterior, Tarek Aziz (Mikhail Yuhanna), pertenecía a esa confesión. Católicos caldeos que, sin embargo, estaban amenazados de antes de la guerra por el creciente activismo islámico, que les veían como injertos en su nación. Eran parte de la Mesopotamia cristiana que describió en 2006 el periodista Fernando Pérez Barber con su libro En busca de los últimos cristianos de Irán e Irak. Para entonces ya se auguraba el aprovechamiento que harían los fundamentalistas de la guerra con Occidente y el desmantelamiento del Partido Baas y las corrientes panarabistas. Mientras, en el Primer Mundo se celebraba el cambio de folio en nombre de la democratización.

Es que los cristianos locales no eran parte del cálculo geopolítico de estadounidenses y británicos en la zona. Ellos quedaron en esa coyuntura y de ese millón quinientos que componían la comunidad (entonces un 6% de la población), hoy quedan 400.000. Han debido migrar, ser muertos o esclavizados por los sucesos posteriores. Esto ha afectado a los miembros de la comunidad en Siria e Irán, con los cuales hacia 2006 sumaban 3.000.000. Algunos han dado testimonio de su fe accediendo al martirio, mientras las cámaras de Occidente se han preocupado más de algunas decenas de misioneros católicos y protestantes europeos o estadounidenses y algunos países han preferido refugiar musulmanes que cristianos iraquíes.

Como sabemos, lo que se calificó de epopeya para librar a Irak del tirano, realizada en dos guerras, concluyó en un descalabro generalizado, en parte porque al revés del caso japonés se desmantelaron las instituciones, el partido y el ejército regular. El vacío de poder fue ocupado por milicias, y la tensión chiita-sunnita se tradujo en enfrentamientos sin contemplaciones y un Ejecutivo débil frente a la violencia. Para peor, después vino el Estado Islámico y su depuración territorial y religiosa, si bien es cierto, como dijo un obispo de la zona en una entrevista, que parte de la expulsión de los pueblos cristianos la habían perpetrado antes que ellos sus vecinos musulmanes, que tomaron sus casas y los echaron. Estado Islámico perpetró el genocidio.

¿En este ambiente, qué va a decir Francisco? Bueno, primero que nada, la diversidad de Irak se defiende también con la presencia y protección de la minoría cristiana caldea. Segundo, que las religiones pueden tener un papel en la reconstrucción social, siempre y cuando converjan en formulas moderadas y realistas. Aquí, donde el capitalismo tiene poco que ver y priman los elementos culturales y religiosos, Francisco deberá dar muestras de firmeza espiritual y dar una guía a los creyentes, aunque en esta pandemia la Iglesia Católica no se distinguió por su palabra de aliento ante la muerte y su sufrimiento. Quizás en este contexto su visita sea lo más riesgoso de todo su período, ya que será una prueba de fuego para las autoridades locales que en otras ocasiones -recuérdese el asesinato de Sergio Vieira de Mello en 2003, enviado de Naciones Unidas- ha derivado en sonados fracasos.

La gira tendrá la marca del dolor: pasara por Ur, cuya catedral fue devastada, y Mosul, capital de la provincia de Nívide, de donde era gran parte de la comunidad. El Papa deberá ser la última palabra de los cristianos encabezados por el Obispo de Mosul y Aqra, Najeeb Michaeel. Genocidio sería la palabra esperable, aunque la corrección política, las circunstancias del encuentro, no sean el escenario más favorable de un Papa, que, en todo caso, condenó las atrocidades en 2014 del Estado Islámico y en 2019 la dura represión a las protestas antigubernamentales. Quizás el rasgo fundamental de su mensaje sea la invitación al ecumenismo, como en su reciente viaje a Emiratos Árabes Unidos, donde firmó un documento con el imán sunnita jeque Ahmed al Tayed. Si fuera así, sería poco.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

En El Líbero. creemos que construir una sociedad libre es posible. Por esta razón, creamos contenidos que te permiten obtener una vision mas amplia del panorama actual, para que tú mismo puedas crear tus opiniones.

Gracias al aporte de los miembros de la Red Líbero nos es posible cumplir con esta labor, que cada día nos permite llevar contenidos periodísticos de calidad a más personas. Queremos invitarte a que seas parte de la red de personas que apoyan el periodismo libre y que quieren informarse a través de un medio en el cual puedan confiar, te invitamos a que formes parte de la Red Líbero

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

En El Líbero. creemos que construir una sociedad libre es posible. Por esta razón, creamos contenidos que te permiten obtener una vision mas amplia del panorama actual, para que tú mismo puedas crear tus opiniones.

Gracias al aporte de los miembros de la Red Líbero nos es posible cumplir con esta labor, que cada día nos permite llevar contenidos periodísticos de calidad a más personas. Queremos invitarte a que seas parte de la red de personas que apoyan el periodismo libre y que quieren informarse a través de un medio en el cual puedan confiar, te invitamos a que formes parte de la Red Líbero

HAZTE MIEMBRO