Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 11 de agosto, 2020

Cristián Garay: ¿Relocalización de las empresas estadounidenses fuera de China Popular?

Historiador, académico del Instituto de Estudios Avanzados, USACH Cristián Garay

Trump tendría planes futuros de trasladar las filiales a países latinoamericanos; estos deberían ser Ecuador, Brasil, Perú, Colombia, Chile y quizás Argentina. Pero eso dependerá de la fuerza con que la relocalización sea considerada prioridad nacional o solo un pensamiento circunstancial en campaña electoral.

Cristián Garay Historiador, académico del Instituto de Estudios Avanzados, USACH

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El 29 de julio, Mauricio Claver-Carone, candidato de Estados Unidos a la dirección del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), señaló que Donald Trump ha sugerido la posibilidad de incentivos para que industrias y servicios se muden desde China Popular a Latinoamérica, Caribe y al propio Estados Unidos. Un apoyo a Claver-Carone, en una región donde muchos países estiman que un estadounidense no debiera ser director del BID. Considerando el bajo interés que la administración de Trump ha tenido respecto de la zona, parece difícil que en tan poco tiempo se manifiesten vientos de cambio que generen un giro significativo en la cadena logística y de producción. Sin embargo, ello no obsta prospectar algunas tendencias sobre el tema de la dependencia estadounidense de China.

Primero, no parece que, con el trasfondo de una guerra comercial que tiene por objeto dirimir la primera posición del sistema económico, la postura proteccionista de Trump vaya a ser abandonada, incluso si pierde. Estados Unidos está en una fase proteccionista y aislacionista que puede revertir con una victoria demócrata, pero no tanto para poner todas sus fichas en el proceso globalista. China Popular y Rusia son percibidos realmente como amenazas. Una solución de fuerza en lo comercial es aplicar regulaciones estadounidenses que compensen la actual obligación de China Popular para que las filiales estadounidenses compartan la propiedad financiera y el control de las tecnologías. Y en una segunda etapa, salir de China Popular para la cadena logística y de producción. Aunque China es un mercado enorme, es claro que el comercio chino opera con reglas políticas implícitas descritas por Evans Ellis con claridad: entre las que están no reconocer a Taiwán; asentir que Tíbet es parte de China; aceptar que la promesa que “un país, dos sistemas” tiene poca aplicación a Hong Kong. Pero hay una regla nueva, generada por la “diplomacia de los lobos guerreros” chinos, que recalca, implícitamente, que para comerciar las contrapartes deben reconocer el lugar de China en el sistema internacional a través del postulado del multipolarismo, donde además se cuelan Rusia e Irán, y para el escenario latinoamericano el régimen venezolano, según lo dejaron en claro enviados oficiosos en gira por la región.

Las cuestiones de seguridad se hacen más apremiantes y desde luego el mundo asiático es más que China Popular. Australia está siendo amenazada comercial y políticamente, mientras los países que comercian por un área, el llamado “Mar de China”, que se supone es internacional, están siendo intimidados con gestos soberanistas de Beijing. Todo ello no desaparecerá si Trump no continua: al contrario, habrá más objeciones respecto de las aristas políticas rusas y chinas.

La segunda cuestión es que India está más cerca de China que Latinoamérica. Comparte el inglés, tiene una distancia geopolítica y comercial competitiva con el régimen chino, y está más preocupada de preservar su seguridad que de acrecentar la integración en el BRIC. Incidentes limítrofes y la expansión de la proyección naval más allá de su ámbito vecinal inquietan a Nueva Delhi. India quiere romper el cerco del Collar de Perlas con tecnologías informáticas, misilísticas, nucleares y espaciales. Aunque muchos han recalcado que India está a muchas décadas de China en materia de bienestar y consumo interno, la India también es un mercado atractivo. Geográficamente, las empresas estadounidenses están migrando tímidamente a Vietnam, Filipinas, e India aparece como un destino lo suficientemente seguro.

El tercer punto es Latinoamérica. Con reglas poco claras de inversión y un fuerte anti imperialismo, Estados Unidos es un socio traumático en el desarrollo moderno de la región. No obstante, en la zona provoca menos resquemores civilizacionales, y la necesidad de divisas y de recuperación económica puede entregar a la región completa al área de influencia económica y política de China. Ciertamente, la posibilidad de establecer industrias y producción en Latinoamérica es una posibilidad que incrementaría la presencia de marcas textiles en Centroamérica y de automóviles en México. Pero, desgraciadamente, México está sumido en una crisis de violencia y ya es funcional al esquema productivo y financiero estadounidense: no se añade nada nuevo. Claver-Carone dice Trump tendría planes futuros  de trasladar las filiales a países latinoamericanos; estos deberían ser Ecuador (que busca liberarse de la deuda china contraída por Correa), Brasil, Perú, Colombia, Chile y quizás Argentina. Pero eso dependerá de la fuerza con que la relocalización sea considerada prioridad nacional o solo un pensamiento circunstancial de Trump o Claver-Carone en campaña electoral.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete