Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 5 septiembre, 2020

Cristián Garay: Poca diplomacia, mucho discurso

Historiador, académico del Instituto de Estudios Avanzados, USACH Cristián Garay

No miente Fernández al decir que la apreciación que presenta es parte de una identidad política, que mediante la transformación del discurso genera una realidad política. El punto está en cómo eso es percibido realmente fuera de sus fronteras, donde sus comparaciones son rebatidas y donde el papel de figura central opaca al Canciller argentino y agrega innecesarios trazos de conflictividad a relaciones bilaterales.

Cristián Garay Historiador, académico del Instituto de Estudios Avanzados, USACH

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La diplomacia, por mucho que algunos hayan pretendido reemplazarla por torrentes de likes y trending topics, es un protocolo indisoluble de las relaciones internacionales que permite establecer puentes entre distintas naciones, culturas y sociedades. En Diplomacia, los modales y formas sí importan, no -como se cree- por un supuesto engolamiento de sus representantes, sino por la integridad y fluidez de las comunicaciones internacionales. Por ello, en todos los países la representación está situada en el rango de un ministerio o departamento especializado, encabezado por un responsable que asume mediante la coordinación de funcionarios especializados en la gestión de los intereses nacionales en el orden internacional.

Esta reflexión es necesaria tras el nuevo impasse generado por el Presidente Alberto Fernández luego de la reunión del 30 de agosto donde anunció con su par chileno un roaming común de las telefonías chilenas y argentinas. Este gesto de gran magnitud beneficia a los ciudadanos y empresas, tal como en el siglo XIX fue el acuerdo sobre los correos, los convenios sobre telégrafos o cables submarinos. Dicho esto, la oportunidad más lograda para demostrar hechos en procesos de integración y coordinación subregional fue empañada nuevamente por Fernández, quien aludió a Chile diciendo que había colapsado hospitalariamente en junio, que había una crisis política subyacente, que Chile había copiado sus mecanismos de apoyo a la población, y que se había ahorrado el colapso chileno de junio ante el Covid-19.

Más allá del lapsus puntual de salirse del margen de actos que son de cooperación y de vecindad, se remite un patrón de exitismo que evidenció al comentar el lanzamiento de un nuevo satélite Saocom 1B. “Argentina –dijo- es uno de los diez países que son capaces de poner satélites como este en órbita y uno de los dos que tiene la posibilidad de poner en órbita un satélite” (Página 12, 30.08.2020). El punto es que el satélite fue puesto en órbita por el cohete Falcon 9 de la empresa Space X de Elon Musk, no por un cohete argentino, lo que no desmerece en nada la calidad del satélite elaborado al otro lado de la frontera. Visto en perspectiva este es uno de los varios episodios (13 de abril, 9 de mayo, 23 de mayo, 26 de junio) en que el discurso de Fernández ha hecho comparaciones muy ventajosas respecto de Chile, pero también siendo corregido por las embajadas de Chile, Suecia, Brasil, Paraguay y España. Un parlamentario sueco, sarcásticamente, pronunció un texto para agradecer a Argentina sus enseñanzas a ese país nórdico. En uno de sus errores, el Mandatario argentino presentó una tasa por cien mil habitantes en vez de un millón, lo que arrastró la confusión con todas las otras comparaciones hechas.

Lo que hace disruptivo este enfoque de los éxitos según su Presidente en el aspecto internacional es su contradicción empírica. El resumen de los éxitos de la estrategia social y sanitaria trasandina se conoció 48 horas antes que se supiera que Argentina supera a Chile en número de contagiados (siendo que el número de exámenes está muy por debajo de la tasa para predecir su comportamiento genérico). Si junio fue el mes de colapso chileno, agosto cumple la misma función al otro lado, y quizás no se detenga como mes más grave. Un desfase que revela no solo un problema de la estructura de las comparaciones, sino también del vínculo que esas digresiones tienen con el discurso peronista-kichnerista. Como él mismo dijo al celebrar el logro del nuevo satélite, “estas acciones son parte de nuestra identidad política, de nuestros valores y del contrato electoral que Alberto Fernández y Cristina Kichner compartieron con todos los argentinos”.

No miente Fernández al decir que la apreciación que presenta es parte de una identidad política, que mediante la transformación del discurso genera una realidad política. El punto está en cómo eso es percibido realmente fuera de sus fronteras, donde sus comparaciones son rebatidas y donde el papel de figura central opaca al Canciller argentino y agrega innecesarios trazos de conflictividad a relaciones bilaterales. Es que el exceso de lenguaje no crea realidad sino ensoñación, y en este punto Argentina está en el mismo paso de México, Perú y Chile de sufrir las penalidades sufridas por la pandemia. Un poco de moderación –nadie sabe cuándo se moderará la expansión del virus- y también aplicar el consejo de Sócrates, “conócete a ti mismo”, puede morigerar que la imagen externa se quiebre en el examen riguroso de los antecedentes, porque los números –Argentina supera a Chile con 417.735 contagiados y entra al top ten mundial- pueden ser más concluyentes que cualquier interpretación ideológica autocomplaciente.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete