Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 28 noviembre, 2020

Cristián Garay: Estados Unidos está de vuelta

Historiador, académico del Instituto de Estudios Avanzados, USACH Cristián Garay

Trump no emprendió campañas militares nuevas, redujo la presencia militar de su país, y se forjó una posición de duro negociador ante China y Corea del Norte. Con todo, su rechazo a los Tratados con la Federación Rusia y sus desarrollos antimisiles dañaban de lleno el equilibrio y seguridad nuclear, e implicaban consecuencias para el globo.

Cristián Garay Historiador, académico del Instituto de Estudios Avanzados, USACH
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Cuando ya se autorizó el acceso de secretos de inteligencia al equipo de Joe Biden para la transición, éste presentó su nuevo equipo de seguridad nacional y política exterior. Se cuentan entre ellos algunos guiños: la sección Inmigración dependiente del Homeland Security se entrega a Alejandro Mayorkas, un descendiente de latinos. Pero lo esencial no pasa por ahí, sino con nombramientos diplomáticos para las iniciativas sobre clima, comercio y presumiblemente seguridad nuclear. El propio Biden sostuvo que Estados Unidos está alistado para conducir el mundo, y que su estrategia será multilateralista.

Es innegable que las buenas maneras y el retorno a la predictibilidad serán un cierre al período Trump, que se caracterizó por formas más bien poco cuidadas. Sin embargo, Trump no emprendió campañas militares nuevas, redujo la presencia militar de su país, y se forjó una posición de duro negociador ante China y Corea del Norte. Con todo, su rechazo a los Tratados con la Federación Rusia y sus desarrollos antimisiles dañaban de lleno el equilibrio y seguridad nuclear, e implicaban consecuencias para el globo.

Desde luego, Biden escribe su acceso al poder en el guion ya esbozado por los medios de comunicación social: que su ascenso no coloca en peligro la paz mundial, que hay estrategias de confrontación con China y Venezuela poco eficaces (para satisfacer a los más liberales de sus votantes), que colocará a Rusia en su debido lugar, y que participará de las instancias multilaterales para regular el comercio global libre, el cambio climático (donde nombrara a John Kerry), y los esfuerzos por nuevas energías. También ha sostenido que su nueva política volverá a situar a Estados Unidos en el mundo frente al aislacionismo de Trump.

Pues bien, hay que conceder que Biden retoma el protagonismo estadounidense en el globo. Es que el periodo Trump, al centrarse en Estados Unidos, se desapegó de los compromisos estratégicos con Europa, Japón, Australia y muchos otros, facilitando un cambio en el equilibrio de poder global y sellando la suerte del Oriente Próximo en un descontrol militar. Ello causó respuestas muy locales, que redujeron paradojalmente la cooperación frente a China Popular, tanto en el Asia Pacífico como en la coordinación con los países europeos. Con todo, Trump acrecentó los lazos con India y Brasil, obtuvo concesiones de Corea del Norte, y dentro de su estilo reiteró su eje programático en su primer discurso a la nación en 2017 manifestando America First, America First. También reorientó la política hacia el Asia Pacífico saliéndose del Tratado Trans Pacífico e instalando el concepto de Indo Asia para triangular con Japón, Australia e India sus intereses de mantener libre los pasos oceánicos. Finalmente, con México se entendió con otro líder complejo, López Obrador, en una relación cautelosa pero que limitó las iniciativas de migrantes de Centroamérica que usaban a México de plataforma para inmigrar. Aunque Trump no creó el muro, se apropió de esta iniciativa que ya llevaba años de ejecución bajo los demócratas. Con todo, el daño más grave fue a la diplomacia, deshaciendo equipos y centrando las comunicaciones en su propia persona, lo que minó las comunicaciones con los países aliados.

Ahora Biden trata de revertir el impacto de las acciones de Trump sobre los aliados históricos de Estados Unidos. Primero restaura la importancia del equipo diplomático, con Anthony Blinken a la cabeza del Departamento de Estado y de Linda Thomas-Greenfield en Naciones Unidas. Segundo, restaura las confianzas con las agencias como la CIA o el Homeland Security. Biden comprende en el daño al liderazgo en este momento de debilidad estadounidense. Por ello también utiliza el concepto de multilateralismo para responder al concepto multipolar de China ante la comunidad de Estados. Pese a las mejores maneras, es evidente que China es una amenaza de largo plazo, más compleja que el desafío ruso puramente militar y geopolítico. Será difícil volver a un acceso e intercambio tecnológico con China Popular, y menos si las confianzas están dañadas por una contraposición real entre ambos Estados, entre las que aspectos de valores democráticos, como la situación de Hong Kong, serán más relevantes que bajo Trump.

Seguramente Biden ablandará las medidas contra Cuba, aunque es difícil pensar que habrá un acto mayor respecto de Venezuela. Para esta región del mundo, Biden representará sin duda un rostro más amable respecto de la migración y de la consideración de los latinos. Por algo dijo en Florida que a los latinos les iba a ir mejor en educación, en salud y migración con él. De ahí a que tenga en mente a América Latina es otra cosa, pero cuando tocaron el tema se animó el 16 de septiembre a colocar “Despacito” en su celular, la canción de Luis Fonsi. Algo es algo.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO