Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 17 abril, 2021

Claudio Hohmann: Los años que vivimos en peligro

Ingeniero civil, ex ministro de Estado Claudio Hohmann

¿Qué es lo que queda de nosotros después de estos duros golpes sucesivos que nos ha asestado el destino? Los chilenos hemos aprendido de los terremotos que algunas cosas salvan indemnes, y no suelen ser pocas, pero que otras quedan trizadas hasta sus cimientos.

Claudio Hohmann Ingeniero civil, ex ministro de Estado
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hace tres años, que ya parecen una eternidad, el gobierno cumplía un mes desde su impecable instalación el 11 de marzo de 2018 y el Presidente Piñera gozaba de envidiables indicadores de confianza que –entonces no podía saberlo– serían los últimos que le sonreirían durante su gobierno. Se puede argumentar -sin mayor riesgo a equivocarse- que el primer semestre de este gobierno de Piñera fue uno de los mejores, casi desde cualquier punto de vista, que haya vivido el país en mucho tiempo. El crecimiento había regresado después de cuatro años de debilidad y la conflictividad social no mostraba señales inquietantes. Desde luego, los siguientes cinco que le siguieron no volvieron a ser ni de cerca como aquel de 2018, que bien pudo ser esa calma que precede a la tormenta.

La celebración del 18, que ese año duró prácticamente una semana, fue quizás el último momento de ese Chile que no pocos añoran. Nada hacía pensar a quienes repletaron alegremente fondas y balnearios, lo que ya se estaba fraguando en sus entrañas, un estallido social que cambiaría el curso de nuestra historia. Para colmo, justo medio año después de ese auténtico cisne negro, en marzo de 2020, se nos aparecería otro tanto o más desvastador que el primero, esta vez en la minúscula forma de un virus que ya no solo impactaría en el curso de nuestra propia historia, sino que el de la humanidad en su conjunto.

¿Qué es lo que queda de nosotros después de estos duros golpes sucesivos que nos ha asestado el destino? Los chilenos hemos aprendido de los terremotos que algunas cosas salvan indemnes, y no suelen ser pocas, pero que otras quedan trizadas hasta sus cimientos. No olvidemos que la pandemia ya ha cobrado la vida de la mayor cantidad de chilenos desde el sismo de Chillán en 1939. Ninguna tragedia de los últimos ochenta años se asemeja a esta, que se ha llevado a seres queridos que gozaban hasta hace poco de la mejor salud que la modernidad pudo poner a su alcance.

El estallido social y la pandemia, por partida doble, han pulverizado nuestras seguridades y certezas, cuyos cimientos no resistieron los fuertes remezones. Sobre ese país que se disponía a cruzar el umbral del desarrollo se ciernen los negros nubarrones del populismo –que en lugar alguno ha conducido al desarrollo–. El país cuyos partidos políticos engendraron a los presidentes elegidos desde 1990 sufre ahora de la ausencia de líderes y de una aguda fragmentación. Una parte no menor de la estantería instalada con esmero por sucesivos gobiernos se ha venido abajo. Algunas de nuestras más señeras instituciones están en el suelo, entre ellas la sede por esencia de la política que es el Parlamento, cuyos índices de aprobación ciudadana han caído a niveles imposiblemente más bajos. Pero no todo está perdido. La democracia ha resistido los fuertes embates y el grueso de la casa sigue en pie. De las urgentes reparaciones se hará cargo una Convención Constituyente, cuya puesta en marcha la pandemia ha puesto en suspenso. Ni siquiera nos queda hoy esa certeza. Todavía seguimos viviendo en peligro.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

Un año para defender la libertad

En El Líbero, creemos en la libertad de expresión y en la libertad de prensa, y la defenderemos hoy, mañana y siempre que sea necesario. Somos un medio de comunicación libre e independiente, y trabajamos para llevarte la noticia con la veracidad y responsabilidad que nos caracteriza.

Nuestra independencia como medio de comunicación se la debemos a nuestra comunidad, la Red Líbero, que con sus aportes nos permiten seguir trabajando con el profesionalismo que el periodismo necesita en nuestro país.

Tú también puedes ser parte de nuestra comunidad, tu aporte puede hacer una diferencia. Al ser miembro, también tendrás acceso al 100% de nuestros contenidos de manera inmediata

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

Un año para defender la libertad

En El Líbero, creemos en la libertad de expresión y en la libertad de prensa, y la defenderemos hoy, mañana y siempre que sea necesario. Somos un medio de comunicación libre e independiente, y trabajamos para llevarte la noticia con la veracidad y responsabilidad que nos caracteriza.

Nuestra independencia como medio de comunicación se la debemos a nuestra comunidad, la Red Líbero, que con sus aportes nos permiten seguir trabajando con el profesionalismo que el periodismo necesita en nuestro país.

Tú también puedes ser parte de nuestra comunidad, tu aporte puede hacer una diferencia. Al ser miembro, también tendrás acceso al 100% de nuestros contenidos de manera inmediata

HAZTE MIEMBRO