Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 29 junio, 2021

Claudio Hohmann: La novedad del siglo

Ingeniero civil, ex ministro de Estado Claudio Hohmann

El programa de Daniel Jadue rompe esa extraordinaria seguidilla de propuestas (y gobiernos) nítidamente reformistas, pero nunca rupturistas, que dotaron al país de gobernabilidad y estabilidad durante casi 30 años.

Claudio Hohmann Ingeniero civil, ex ministro de Estado
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Es la primera vez en más de 60 años. Para la mayoría de los chilenos es (debería ser) la novedad del siglo. Desde la elección de 1989, a lo largo de siete campañas consecutivas los programas de gobierno que compitieron en segunda vuelta por el voto de los electores oscilaron entre posiciones de centroizquierda y centroderecha. Conquistar el electorado de centro fue, una y otra vez, el objetivo estratégico de esas contiendas presidenciales. Todas las ofertas programáticas tuvieron como trasfondo la continuidad de la modernización capitalista. Ninguna se propuso interrumpirla, ni siquiera implícitamente. Y es que el progreso, sobre todo en los primeros veinte años de gobiernos concertacionistas, fue tan arrollador -nunca se redujo más la pobreza en el país que en ese tiempo-, que las alternativas que proponían una ruptura con ese derrotero fueron siempre relegadas a la marginalidad del sistema político. Para esas posturas la segunda vuelta fue, campaña tras campaña, una meta inalcanzable.

El programa de Daniel Jadue rompe esa extraordinaria seguidilla de propuestas (y gobiernos) nítidamente reformistas, pero nunca rupturistas, que dotaron al país de gobernabilidad y estabilidad durante casi 30 años. Algunos llegaron a hablar de un país “aburrido”, donde las elecciones presidenciales no representaban riesgo alguno para la continuidad institucional y el desempeño económico. Generaciones de chilenos no habían conocido hasta ahora un programa político competitivo que riñera en aspectos fundamentales con la modernización capitalista. Jadue acaba de poner uno para su consideración, el primero de sus características que tiene altas posibilidades de pasar a la segunda vuelta desde la recuperación de la democracia. Aunque para algunos su programa sería de corte más bien socialdemócrata, lo cierto es que de imponerse clausuraría la estrategia de desarrollo basada en el crecimiento económico, proponiendo un Estado protagonista y articulador del desarrollo en desmedro de la iniciativa privada. Sería un fuerte cambio de rumbo en la trayectoria que emprendió Chile al son de crecimiento con equidad. Toda una novedad política, y no es la única, de cara a la octava elección presidencial consecutiva desde 1990.

Es altamente probable que en la próxima elección presidencial los chilenos más jóvenes, cuyo futuro estará en juego, enfrenten una decisión trascendental: seguir en la ruta de los países que han alcanzado el desarrollo –todos sin excepción lo hicieron por la vía de la modernización capitalista– o aventurarse por el sombrío sendero de las naciones que se alejan inexorablemente de esa meta, con la fe puesta ciegamente en la acción de un Estado que en lugar alguno, mucho menos en América Latina, ha sido el motor para la superación del subdesarrollo. ¿Dónde pondrá su preferencia el segmento de la población que creció y se hizo adulta al ritmo de la modernización capitalista, experimentando sus luces, pero también sus sombras?

Las otras generaciones, sobre todo la de los adultos mayores, saben más. Algunos conocieron de cerca la pobreza y la exclusión, o la experimentaron en carne propia. Todos, incluso los más aventajados de su tiempo, vivieron el quiebre violento de la democracia y el mortal enfrentamiento entre chilenos. Es la generación que perdió la libertad durante largos diecisiete años para recuperarla pacíficamente con el voto y mediante laboriosos acuerdos. ¿Inclinarán la balanza para asegurar la continuidad del derrotero que, en el pasillo que media entre la centroizquierda y la centroderecha, conduce al desarrollo?

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO