Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 11 septiembre, 2020

Claudio Arqueros: Dislocaciones en la derecha

Fundación Jaime Guzmán Claudio Arqueros

Hoy importa edificar una nueva narrativa que introduzca en el gesto sacrificial su propia regeneración, una que se piense para afrontar con astucia, musculatura y proyectualidad política los escenarios que pueden abrirse después del plebiscito, a la vez que evite la liturgia de las recriminaciones mutuas, a las que tan acostumbrados nos tiene este sector.

Claudio Arqueros Fundación Jaime Guzmán
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Las últimas semanas, a la derecha del arco político se han generado un cúmulo de novedades, irrupciones que han remecido las diferentes capas tectónicas en su interior. Desde “el acontecimiento” que significó la aprobación del 10% con votos de parlamentarios de Chile Vamos hemos presenciado el intento de algunos por abordar un tiempo capturado por la pura contingencia desde plataformas discursivas cuyo factor común ha sido tomarnos por asalto a todos (de capitán a paje). Con un amplio abanico de escenas que incluye repartos estelares, la derecha entró en una zona de dislocaciones constantes que afectan posiciones, discursos, estrategias, tácticas (y para algunos incluso doctrina).

Nuestra tragedia colabora, o más bien es la condición de posibilidad medular para que se diese este escenario. Una crisis de nuestras élites, una crisis en nuestro tejido social, una profunda crisis de los partidos, y un presentismo sin horizontes nos dejaron de cara a un plebiscito que, a estas alturas, nadie parece querer.

El paisaje que hoy apenas alcanzamos a ver da cuenta de un momento difuso, donde, de un lado, los liderazgos se diluyen en medio de nuestro collage que reclama horizontalidad. La dispersión de sentidos que nos envuelve, si bien es considerada para algunos una oportunidad para reordenar objetivos y estrategias, para otros es vista como una transgresión de los límites entre las dimensiones pragmáticas y doctrinales. Pero además, como no todos los anuncios se lanzan oportunamente, las nuevas narrativas despiertan la incomodidad de actores que erigen sus voces como demanda de un reconocimiento moral y reclamo contra modos verticales de irrupción, en un momento sociocultural que no admite mesianismos.

Pero, de otro lado, da cuenta del peso de las palabras en el diagrama de la política. El esfuerzo por convertir términos como “socialdemocracia” o “apruebo” en significantes flotantes opera como un botón de muestra de este cuadro, en tanto reflejan la intención de diluir la polarización, pero, sobre todo, ofrecen sibilinamente una perspectiva de lo político como un campo de posibilidades desde donde se apunta al poder y donde a la vez se agota el quehacer de la política. Es decir, lo que se ha puesto en tensión al interior de la derecha son las “políticas de la potencia”, los criterios sobre los cuales deben construirse horizontes de sentido. Hoy, algunos asumen un diagnóstico que supone reconocer heridas sociales que requieren ser suturadas en un nuevo pacto social que incluya la restitución representativa, aún con los riesgos que implica el momento que atravesamos. Otros consideran que el estatuto que marcará el proceso constituyente seguirá siendo la polarización, la incertidumbre, la violencia.

Con todo, sean cuales sean las adhesiones o posiciones que se asienten al interior de la derecha, nadie podrá detener el ciclo vertiginoso al que hemos ingresado. Ninguna inmolación, como tampoco ningún pastor, tiene saldo hoy frente a una ciudadanía que reclama una inscripción a partir del 25 de octubre. Por eso importa hoy edificar una nueva narrativa que introduzca en el gesto sacrificial su propia regeneración, una que se piense para afrontar con astucia, musculatura y proyectualidad política los escenarios que pueden abrirse después del plebiscito, a la vez que evite la liturgia de  las recriminaciones mutuas, que tan acostumbrados nos tiene este sector.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO