Señor Director,

Así como un padre y una madre bien nacidos aman a su o sus hijos, los cuidan de manera responsable y quieren lo mejor para ellos, un contribuyente (porque a estas alturas ya no somos ciudadanos, sino meros objetos de contribución financiera) amamos nuestra Patria y
queremos lo mejor para ella. La opción Rechazo, a diferencia del Apruebo, tiene un apoyo transversal, es decir, es una opción reflexiva, amplia, heterogénea, multicultural, diversa, representativa y plural, mientras el apruebo es homogéneo, extremo y estrecho porque
no acoge las diferencias.

A mí, la unidad en la diversidad, esperando lo mejor para nuestra Patria, me hace recuperar la esperanza y me vuelve el alma al cuerpo. Chile se salvará del despeñadero, somos más las personas filtrantes a las que no les pasan gato por liebre y no estamos dispuestas a hacer
experimentos de laboratorio con la Patria, como tampoco, lo haríamos con nuestros hijos exponiéndolos a daños irreparables.

Josefina Sutil

Deja un comentario

Cancelar la respuesta