Señor Director,

En vista de la temida crisis alimentaria, el Ministerio de Agricultura anunció la creación de la “Comisión Nacional de Seguridad y Soberanía Alimentaria”. Al respecto, debe considerarse que el uso eficiente del agua de riego en los cultivos es fundamental para optimizar los rendimientos e implica una alta inversión en infraestructura y tecnología. De aprobarse el borrador constitucional, los derechos de aprovechamiento de aguas existentes pasarán a ser simples autorizaciones de uso, incomerciables, inapropiables y revocables por la autoridad de turno, con lo cual a los agricultores les será imposible garantizar ante la banca las inversiones a largo plazo que requiere una infraestructura de riego robusta, lo cual va justo en el sentido contrario de la “soberanía alimentaria”. Menudo problema, salvo, claro, para los pueblos indígenas, a quienes el Estado Plurinacional garantizaría la protección, integridad y abastecimiento del agua en el nuevo texto Constitucional.

Demetrio V. Benito O. Ingeniero Agrónomo. MSc. Perito.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta