Señor Director:

Aquellas legítimas y comprensibles causas que se aglutinaron y movilizaron  bajo el concepto de reivindicación social de las cuales se apoderó el llamado octubrismo hoy se encuentran distorsionadas por el extremismo y las posiciones radicalizadas que expresan  con vehemencia destemplada sus principales líderes en torno al actual proceso constitucional.

Lo anterior trae como consecuencias, y lleva consigo, un rechazo paulatino de muchos de los mismos que ayer aclamaban a viva voz una nueva Constitución.

Todo indica que seguiremos viendo muchos amaneceres con poca visión debido a esta densa neblina de inestabilidad política e institucional que nos confunde y desorienta a lo largo de todo el país.

Lucy Depablos, Red Líbero

Deja un comentario

Cancelar la respuesta