Señor Director:

En los últimos días he notado que el candidato presidencial Gabriel Boric, abanderado del Frente Amplio y del Partico Comunista, se refiere a su contendiente del Partido Republicano José Antonio Kast, como José, “a secas“.

Su decisión, ¿estará motivada porque considera a los nombres compuestos como patriarcales, “heteronormados”, tradicionales-conservadores y poco inclusivos?

Cabría recordar que cuando una persona nace tiene derecho a un nombre y a una nacionalidad, los cuales son parte integrante de nuestra identidad y, en consecuencia, ambos atributos deben ser respetados y no pueden ser eliminados en forma antojadiza por nadie.

Concluyo señalando que comprendo el afán del candidato Boric por refundar nuestra patria, lo cual implicará necesarios cambios en el actual relato histórico, eventuales cambios de nombres de próceres, de plazas, de calles, etc. Sin embargo, empezar a hacerlo también con los nombres de las personas, en especial, sus adversarios políticos ¿no será excesivo?