Señor Director:

El gobierno insiste, una y otra vez, en ir en contra de las demandas ciudadanas. Ya lo hizo con la artificial dilación de la aprobación del TPP-11, que “solo traerá crecimiento económico“, como dijo un prócer de extrema izquierda, haciendo lo propio también con los indultos, habiendo desatendido unas de las principales preocupaciones de la gente -la delincuencia-, al otorgarle dicho beneficio a personas con un amplio prontuario criminal. 

Y ahora con las Isapres, que con una desidia sin precedentes, podría “dejarlas caer”, pareciendo olvidar que los más de 3 millones de personas que cotizan no son “ricos”.

Basta de excesos ideológicos, que tienen enceguecidos a algunas autoridades, y llegó la hora de dejar de lado ese mundo imaginario que habita en algunas mentes creativas, para hacerse cargo de la realidad y de ocuparse de los asuntos concretos que afligen a la ciudadanía.

Ignacio Garay P. – Abogado

Deja un comentario

Cancelar la respuesta