Señor Director,

Veo con preocupación el futuro de nuestro país, ¿qué nos pasó?, ¿a quién podemos hacer responsable de la actual crisis que vive Chile y cuándo despertaremos de esta pesadilla?

El gobierno anterior mostró ser exitoso en lo técnico, pero dejó una gran herida en materia de seguridad y orden público ¿cobardía o intrínseco respeto por los ciudadanos?, sean estos manifestantes pacíficos o delincuentes. En marzo, entregaron un país más peligroso que en el año 2017, a un gobierno que se jacta de ser el gran precursor y de las “transformaciones profundas”, sin embargo, en estos casi nueve meses, solo es un gobierno de “volteretas”, sin liderazgo y ambiguo. 

¿Se llevarán a cabo las transformaciones profundas? Dudo de la capacidad que tiene este gobierno para hacer los cambios que la ciudadanía anhela, no son capaces de apagar los incendios forestales que están ocurriendo en el país, menos serán capaces de terminar o mitigar la pobreza, solucionar los problemas de inmigración ilegal y poner mano dura con la delincuencia. 

Mientras la ciudadanía espera que el gobierno “haga la pega”, estos se han relajado demasiado, han aumentado el gasto público contratando a sus amigos y familiares, sin experiencia ni currículum que los respalde, cientos de empresas han quebrado y la inflación sigue aumentando ¿existe algún líder en la oposición que sea capaz de enfrentar con decisión y compromiso el desafío de levantar Chile para los próximos años? Aquí me quiero detener y mencionar que los mejores años que tuvo nuestro país desde el retorno a la democracia fue en los gobiernos de la ex concertación, hasta Bachelet 1, ocurrieron grandes cambios sociales y se mitigó la pobreza, la ciudadanía prosperó y nuestro país se convirtió en ejemplo para Latinoamérica. Entonces, ¿qué nos pasó? Gran culpa de lo que estamos viviendo actualmente los chilenos, es por la clase política que nos dirige, sean de izquierdas o derechas, los populismos se multiplicaron y los egos personales siguen prosperando.

Además, las coaliciones políticas actuales: “Apruebo Dignidad” no tiene proyecto político, estos fueron derrotados el 4 de septiembre con la gran victoria del rechazo al texto constitucional. “El socialismo democrático” se está hundiendo como el titanic, mientras mayor desaprobación tenga este gobierno, el PS, PPD, PL y PR pierde militancia cada día; Chile vamos intenta re encantar a los chilenos con la figura de Evelyn Matthei, y de esta forma posicionarla como la futura presidente de Chile, sin embargo, tampoco tiene proyecto político claro. La centro derecha perdió sus ideales, la UDI de Jaime Guzmán se transformó en la nueva DC, está ya extinta y cada día más progresista, RN está dividida entre los Desbordistas, los Allamcistas y otros que siguen a la actual directiva. De ser el partido de la clase media, hoy solo son una organización política sin proyecto ni liderazgo. Por otro lado, están los liberales de Evópoli, con Gloria al mando, buscan re encantar a la militancia, sin embargo, su discurso solo pega en algunas regiones, en el gobierno anterior, “tenían el sartén por el mango” en la región de La Araucanía, dos senadores (al principio), dos diputados, gobernadores provinciales, Cores, concejales, y eran parte del gobierno, pero su gestión fue deplorable, La Araucanía sigue con cifras en rojo; es la región con mayor terrorismo del país y la más pobre según el INE y el observatorio de económico y social de la Universidad de la Frontera, entonces, ¿quiénes levantarán Chile?

Luego del plebiscito de salida, nacieron dos nuevos partidos, los Amarillos por Chile, de centro izquierda, y los Demócratas, un ala de ex DC e independientes que se sumaron al proyecto político de Ximena Rincon, Centro político. 

En clases de introducción a la administración pública aprendí que la política busca el bien común, que debe ser consensuada con diálogos y grandes acuerdos, en beneficio de las personas, del ciudadano, debe unir y sumar a todos los sectores, que los extremos no favorecen a la democracia y que las ideas anacrónicas y populistas estas sean de izquierdas o derechas, deben ser debatidas sin ambigüedades y respetando los derechos humanos.

Por lo mismo, analizo cada día la situación política, como un patipelado sin experiencia, pero con un enorme amor por Chile. Nuestro país necesitará en los próximos años, un centro político unido y con ideales reformistas, estos deben ir con un solo propósito, hacer grande a nuestro país, devolverle la esperanza y la tranquilidad a los chilenos y chilenas, que volvamos a salir de nuestras casas sin temor a ser asaltados o víctimas de un portonazo, donde el bien común sea la bandera de lucha de la clase política, un país con mayor equidad y justicia social, con mejores empleos y buenos salarios, para ello necesitaremos que exista una centro izquierda democrática presta a la unidad y una centro derecha reformista, donde pongan a Chile en centro de las políticas públicas. 

Los próximos 30 años de Chile pueden ser exitosos, para ello es menester la unidad nacional y los grandes acuerdos, nuestro país debe estar en el centro, con liderazgos abiertos a conversar, escuchar, y presentar soluciones creativas, innovadoras y que hagan crecer a nuestra gran nación.

Eduardo Cáceres

Deja un comentario

Cancelar la respuesta