Señor Director,

Recientemente nos enteramos de que la inflación no da tregua. Superando las expectativas, el IPC subió un 1,0% en noviembre respecto al mes previo, informó el INE, dejando la inflación en 12 meses ubicada en 13,3%.

Destacaron las alzas de alimentos y bebidas no alcohólicas, siguiendo la tendencia de los últimos seis meses. Esto impacta con fuerza el gasto de los trabajadores, quienes deben destinar parte de su salario a colación, cuando el almuerzo u otras instancias de alimentación en Chile aún no son un derecho, con las consecuencias económicas y de salud que ello ha significado a la población chilena.

El alza mencionada constituye una buena oportunidad para retomar una cuestión que se ha discutido en diversas ocasiones: el derecho a la alimentación laboral. Actualmente, en el Congreso, se encuentra un proyecto de ley que busca asegurar una alimentación adecuada a los trabajadores, junto con asignar montos y opciones que la hagan posible.

Teniendo aquello en cuenta, el llamado es a discutir con seriedad y altura de miras el derecho a la alimentación laboral. Derecho que, en muchos países de Europa, ya se encuentra plenamente garantizado.

Marta Manríquez, Directora FOQUS Chile y Gabriela Núñez Troncoso, Mesa de Alimentación Laboral

Deja un comentario

Cancelar la respuesta