Señor Director,

La Alta Comisionada para los DD.HH. de la ONU ha enviado una carta en favor de la campaña por el Apruebo, con lo cual está interviniendo en un proceso eleccionario de Chile, lo que les está estrictamente prohibido a los funcionarios del organismo internacional.

Cabe recordar además que ella actualmente mantiene status diplomático, y como tal, no debe intervenir en política interna de país alguno, pues de hacerlo los diplomáticos, serían declarados persona non grata.

Pero más allá de esta indebida intromisión, en la misiva emite conceptos que no son ciertos,
cómo cuando señala que “la propuesta fue elaborada por una pluralidad de voces inéditas” cuando los que vivimos en Chile sabemos que la izquierda radical pasó la aplanadora y canceló toda opinión contraria a sus planteamientos. Dice además que el texto da “seguridades para cambiar al fin todo lo que haya que cambiar” y “tener seguridades para viviendas dignas y mejores pensiones” cuando esas viviendas serán propiedad del Estado y no de las personas, y los fondos provisionales dejarán de ser de los trabajadores.

Finalmente, la expresidenta habló de terminar con el Muro de la Constitución del Presidente Lagos, pero olvida que esa Constitución le permitió ser elegida dos veces Primera Mandataria y a la Concertación cinco gobiernos. 

Jaime Jankelevich W.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta