Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 19 diciembre, 2020

Carlos Alberto Montaner: Cuba: La reforma del sistema no servirá de mucho

Periodista y escritor Carlos Alberto Montaner

No se trata de reformar el sistema comunista, sino de cancelarlo, y de aceptar de buen grado que unos ciudadanos vivan mejor que la media.

Carlos Alberto Montaner Periodista y escritor
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El régimen cubano quiere hacer reformas. Eso está muy bien. La sociedad cubana es de una improductividad asombrosa. Comenzarán por la moneda. ¡Bien pensado! De nada sirve hacer reformas si el elemento esencial, el dinero, vale muy poco. Especialmente en el vecindario de Estados Unidos, donde reina Su Majestad el Dólar, pese a que desde 1971 su valor se mide subjetiva y arbitrariamente. (En ese año, Nixon eliminó el respaldo del oro a la moneda norteamericana).

Los reformistas cubanos harían bien en mirar lo que sucede a escasas 90 millas de sus costas. Los exiliados, que se fueron azuzados por el espantoso grito de “no los queremos, no los necesitamos”, han prosperado tremendamente. En USA, con matices, se hacen las cosas como se llevan a cabo en las naciones más ricas de la tierra.

Hablemos del 20%. Unos pocos son “asquerosamente” ricos. Son billonarios. A otros les basta con tener varios milloncejos. Hay muchos profesionales que están muy acomodados. Médicos, abogados, contables, banqueros, arquitectos. Casi todos tienen dinero en la Bolsa, segundas casas, y compran objetos de arte. A ese grupo se suman los pequeños empresarios. Unos crecerán hasta hacerse grandes. Otros desaparecerán, pero en el camino habrán aprendido una lección provechosa.

El 80% restante forma parte de los tres grupos sociales medios, más los pobres que luchan por integrarse a ellos: el grupo medio más alto, el grupo medio-medio, el grupo medio-bajo y los pobres de solemnidad. Afortunadamente, la movilidad social es tremenda en Estados Unidos. No hablo de “clases” porque es un concepto cerrado, del que se han apropiado los marxistas (y así les va).

Los pobres de solemnidad en USA son quienes disponen de hasta $25,000 dólares anuales para una familia de cuatro personas. Generalmente, son pobres con automóvil, televisión, aire acondicionado, calefacción, agua potable, electricidad, teléfonos, sellos de alimentación,  protección policíaca, sistema judicial, escuelas y hospitales gratis. Viven en “proyectos” del gobierno o en pequeños apartamentos subsidiados que, al menos en el sur de Florida, les llaman “Plan 8”.

20 y 80%. Ese es el “Principio de Pareto”. No es una ley de la naturaleza de obligatorio cumplimiento. Es un “principio”, una “observación” que casi siempre se cumple. Vilfredo Pareto fue un gran matemático de origen italiano que enseñó en una universidad suiza a caballo entre los siglos XIX y XX. Se dedicó a averiguar la disparidad histórica entre los que tienen recursos y los que carecen de ellos. En donde quiera que hay libertad para crear riquezas surgen los inventores, los empresarios, la gente que se destaca por su afán de triunfar.

Al general Raúl Castro no le debe ser difícil entender el fenómeno. Su padre, Ángel Castro Argiz, que llegó en alpargatas de una aldea gallega, cuando murió, en octubre de 1956, dejó un capital de 8 millones de dólares (hoy serían más de 100), varios cientos de trabajadores, una finca muy productiva de 30 kilómetros cuadrados, dotada de un cine, que administraba su hija Juanita, una escuela y una estafeta de correo. Sin duda, Ángel Castro pertenecía al 20%.

Hoy el “Principio de Pareto” se ha transformado en una fórmula que se estudia en mercadeo y en casi cualquier actividad:  el 20% de las causas generan el 80% de las consecuencias. El 20% -más o menos- de los productos producen el 80% de las ventas. El 20% de los vendedores sostienen el 80% de las ventas. Y así sucesivamente.

El problema que posee la observación de Pareto es que conduce a la desigualdad en la tenencia de ingresos. Quienes forman parte del 20% reciben una enorme cantidad del dinero que genera la sociedad. Eso es un anatema para los comunistas, empeñados en que los resultados de todas las personas sean aproximadamente iguales, porque no se han dado cuenta de que los seres humanos son diferentes, tienen diversos sueños, y esperan una remuneración distinta, a veces de carácter emocional.

Esto quiere decir que no se trata de reformar el sistema comunista, sino de cancelarlo, y de aceptar de buen grado que unos ciudadanos vivan mejor que la media. No es cuestión de desaparecer las tres monedas, o de que los niños o los adultos puedan tomarse un vaso de leche cuando les plazca y no cuando lo indique la planificación centralizada. Se trata de preguntarles a los cubanos si quieren seguir con el comunismo o prefieren hacer sus transacciones como las llevan a cabo en los treinta países más prósperos del mundo.

Esa es la clave.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO