Después que se conoció el acuerdo político para el desarrollo del nuevo proceso constituyente, el Presidente Boric se dirigió al país y expresó: “Chile no puede seguir esperando y esta segunda oportunidad aporta al objetivo de construir el Chile que queremos”.

Estimo relevante detenerse en esta parte de su discurso, pues dada su ambigüedad, cabe preguntarnos ¿cuál es el Chile que quiere construir hoy el Presidente Boric y su coalición? Es válida la pregunta porque fue el propio Presidente quien avaló la Constitución que pretendía refundar Chile y que de haber sido aprobada, le hubiera permitido imponer íntegramente su proyecto político.

Al avalar esa Constitución y convertirse en el líder del Apruebo, el Presidente nos comunicó que el país que él soñaba construir no era unitario sino plurinacional, con autonomías indigenistas de todo tipo, con un sistema político unicameral que facilitaría perpetuarse en el poder; con un Poder Judicial controlado políticamente y con justicia indígena paralela; con serias amenazas al derecho de propiedad e imponiendo un sistema estatista que pondría fin al modelo de desarrollo más exitoso de nuestra historia, interviniendo en la economía, la salud, la educación, la industria, las pensiones y en todo lo que quedó plasmado en los casi 400 artículos de la derrotada Constitución de la Convención.

Me pregunto entonces si al decirnos que el acuerdo para un nuevo proceso Constituyente es una segunda oportunidad que aporta al objetivo de construir el Chile que queremos, el Presidente mantiene la esperanza de refundar Chile y que eso quede plasmado en el nuevo texto que escribirá el Consejo de 50 miembros.

A pesar que la Constitución avalada por Boric se encontró con una muralla de resistencia que le dijo, Presidente, ese no es el Chile que queremos para vivir, no existe evidencia que permita afirmar que cambió una vez más de opinión y acepta que el país de sus sueños no es el que una enorme mayoría del país rechazó y por ende que se requiere algo totalmente distinto.

¿Cuál será entonces el país que ahora quiere construir el Presidente y su coalición? ¿Será aceptada por la izquierda una Constitución moderada que respete los 12 bordes establecidos en el acuerdo?

Hay mensajes que provienen del PC y del Frente Amplio que deben servir de señales de alerta y preocupación al respecto.

Vlado Mirosevic ya está diciendo que se partirá nuevamente de una hoja en blanco, cuando hay 12 bases que obligatoriamente se deberán respetar según lo acordado, y el Partido Comunes ya advirtió de “excesivos elementos de tutelaje” que tiene el acuerdo y anunciaron que buscarán introducirle cambios en el Congreso.

Y en noviembre pasado, el PC publicó en su sitio web una declaración sobre el proceso constituyente que dice lo siguiente: “De concretarse una fórmula como la propuesta por algunos sectores, de un órgano de 50 personas nombradas por el Congreso, es evidente que siempre estará presente la discusión respecto a su legitimidad, aunque se haga plebiscito de salida”.

Si bien los 50 miembros del Consejo no serán elegidos por el Congreso, sí lo serán los 24 de la Comisión Experta, quienes redactarán un anteproyecto que servirá de base para la discusión y redacción del nuevo texto constitucional y también lo serán los 14 miembros del Comité Técnico de Admisibilidad, que estará encargado de revisar las normas aprobadas, a fin de determinar una eventual inadmisibilidad de éstas cuando sean contrarias a las bases institucionales.

Dicho lo anterior, ¿estará la izquierda advirtiendo que en caso de que la Constitución no satisfaga sus pretensiones, intentarán declararla ilegítima ya sea porque el anteproyecto fue redactado por los expertos elegidos por el Congreso o por algún veto del Comité Técnico de Admisibilidad que también lo fue?

Finalmente, ¿estará pensando el Presidente que esta segunda oportunidad sí le permitirá construir ese país que quería, pero que el plebiscito del 4-S lo impidió? La pregunta queda abierta.

*Jaime Jankelevich es bioquímico y consultor.

Jaime Jankelevich

Bioquímico y consultor

Deja un comentario

Cancelar la respuesta