Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 24 de septiembre, 2019

Antonio Barchiesi: Bachelet tiene que responder

Pro secretario Partido Republicano Antonio Barchiesi

La inocencia de la ex Presidenta, de ratificarse, también tiene límites. Una cosa es no saber, y otra es no hacerse responsable de las consecuencias de lo que otros obraron en nombre de ella.

Antonio Barchiesi Pro secretario Partido Republicano
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Una vieja denuncia que involucra a la ex Presidenta Michelle Bachelet reflotó esta semana: el supuesto financiamiento irregular a su campaña presidencial. Esta vez, el remitente era brasileño, y correspondía al ex director de OAS, Leo Pinheiro, quien afirmó que vía Giorgio Martelli se entregaron más de 100 millones de pesos a la campaña de la ex mandataria.

No es una información nueva -algo había trascendido hace algunos años-, pero sí hoy tenemos más detalles y una acusación concreta formulada por uno de los grandes empresarios de Brasil, ya condenado por corrupción en el caso Lava Jato.

Sin duda, la ex Presidenta Bachelet es inocente hasta que se determine lo contrario. Pero eso corresponde que lo sancione la justicia y no ella mediante una declaración en el canal nacional. En cada uno de estos casos, ella ha optado por decir que no sabía nada y que su campaña fue financiada totalmente de manera legal. Lo mismo repitió este domingo, afirmando que podría haber una suerte de persecución y que ella no tenía ni tuvo vínculo alguno con esta empresa o con este financiamiento.

¿Hasta donde llega la responsabilidad de un ex Presidente y candidato presidencial? ¿Cuánto sabe o tiene que saber respecto del manejo de los recursos de una campaña, en la medida en que estos tienen impacto público y tienen consecuencias? Recordemos que la campaña de Michelle Bachelet fue por lejos la más costosa y superó con creces la de sus rivales, generando una ventaja incontrarrestable. Eso, sin contar los recursos de la pre-campaña, donde ya había sido condenado Martelli por financiamiento ilegal y la eventualidad de estos recursos “post-campaña”, que aparentemente sirvieron para financiar costos y deudas de la campaña.

Todo eso lo tendrá que determinar la justicia y esperamos que la Fiscalía y los persecutores administrativos actúen con la diligencia y responsabilidad que corresponde en cada uno de estos casos, independiente del color político. No puede ser que a muchos en la derecha se les haya perseguido sin descanso, y que tantos otros hayan quedado libres de cuestionamientos y de sanción, simplemente por ser de izquierda.

Pero la inocencia de Bachelet, de ratificarse, también tiene límites. Una cosa es no saber, y otra es no hacerse responsable de las consecuencias de lo que otros obraron en nombre de ella. OAS no estaba interesado en pactar con Martelli, sino estaba interesado en influir en Bachelet y su nuevo Gobierno. Si eso ella no lo supo, ni lo aprobó, lo determinará la justicia. Pero ello no implica que ella pueda afirmar libremente que su campaña fue perfecta y que todo se hizo dentro del marco legal. Porque no fue así.

Martelli ya fue condenado por la pre-campaña y la ex Presidenta nunca ha declarado en proceso alguno ni tampoco ha condenado el manejo que se hizo, en su nombre, de platas irregulares. Se contrataron personas que prestaron servicios, se pagaron sueldos y se mantuvo una estructura política viva, al margen de la ley, y nadie se hizo responsable de ello.

En Chile nadie está por sobre la ley. Aunque sea una ex Presidenta y actualmente ocupe un cargo relevante en la ONU, lo que corresponde es investigar, caiga quien caiga, para asegurar a los chilenos que en este y otros casos la justicia es igual para todos.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: