Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 12 mayo, 2021

Ángel Soto: Más democracia y mejor mercado

Profesor Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Universidad de los Andes Ángel Soto

En un contexto como el actual, los políticos debieran tender a devolver y ampliar las libertades, más que restringirlas, como hemos observado recientemente.

Ángel Soto Profesor Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Universidad de los Andes
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

A días de una de las elecciones más trascendentales de la historia de Chile reciente, la pregunta que debieran hacerse tanto los electores como los futuros constituyentes es: ¿cómo ampliar las libertades para lograr el bienestar para todos?

La pregunta nace tras la lectura del libro “Bienestar para todos”, del alemán Ludwig Erhard, quien fuera director general de economía de las zonas de ocupación aliada tras la Segunda Guerra Mundial, ministro de Economía y finalmente Canciller de la República Federal Alemana (1966-1969). Erhard es señalado como el responsable del “milagro económico alemán”, que en pocos años situó a ese país como una de las potencias económicas del mundo.

¿Qué hizo Erhard para levantar no solo una economía, sino a una población completamente devastada? Se inspiró en las ideas de otro alemán, el economista Wilhelm Röpke, impulsor de la economía social de mercado, que propuso un poderoso plan de reformas que, considerando el contexto cultural, liberalizaron la economía, liberaron los controles de precio, prohibieron el déficit público y fortalecieron la moneda alemana. Erhard reconoció años más tarde que su esfuerzo “para alcanzar una sociedad libre serían apenas suficiente expresión de mi gratitud hacia quien [Röpke] en tan alto grado influyó en mi posición y en mi conducta”.

¿Cómo avanzar en el bienestar hacia todos? En contra de la oposición e incomprensión de los sindicatos, empresarios, partidos políticos e incluso el “mainstream” intelectual y de los medios de comunicación, apostó por un sistema de libre competencia y estabilidad monetaria. La competencia es vista como la herramienta contra el egoísmo, especialmente de grupos organizados que quieren privilegios; mientras que la reducción de los impuestos se plantea como un importante alivio al ciudadano, que se puede alcanzar si se controla el gasto público y se aumenta la producción.

Lo anterior es básico para lo que Erhard planteaba como un derecho económico fundamental: “la libertad de todo ciudadano de consumir y de organizar su vida, como corresponda a los deseos e ideas personales del individuo dentro del marco de las disponibilidades económicas”. Para el ex Canciller, este es un derecho fundamental de la democracia, pues implica la “libertad de consumo” que debiera encontrar su complemento “en la libertad del empresario para producir y colocar lo que estime necesario y prometedor de éxito, según las oportunidades del mercado, es decir, según las necesidades o exigencias que manifiesten todos los individuos”.

Es decir, la democracia y el mercado son partes indivisibles de la libertad, tanto política, económica como humana, y atentar contra ellas debiera ser visto como un “atentado contra nuestro orden social”.

En un contexto como el actual, los políticos debieran tender a devolver y ampliar las libertades, más que restringirlas, como hemos observado recientemente. Sumar opiniones individuales en vez de acallarlas –muchas veces con soberbia y descalificaciones- a punta de amenazas y ejercicio autoritario del poder.

Hoy está de moda hablar de “redistribución”, de subir impuestos, de gravar con más imposiciones a los “súper ricos”, que es inmoral tener afán de lucro. Cuesta entender que no comprendan que elevar el nivel de vida no tiene que ver con quitar a unos para dar a los otros, sino que con un aumento de la producción que además conlleva una dimensión que valora la acción y la dignidad humana. Acaso, ¿no sería “más sensato encauzar estas mismas energías [redistributivas] hacia el incremento de la productividad, a fin de conseguir por esta única vía fructuosa un beneficio mayor para todos los que laboran en la economía”.

Röpke decía que las cosas auténticamente decisivas están “más allá de la oferta y la demanda”, pero al mismo tiempo agregaba que la economía liberal “utiliza y libera la fuerza extraordinaria que subyace en el impulso de autoafirmación del individuo”. Cuantas razones tenemos “para desconfiar del moralismo de quienes condenan la economía libre” pues reprueban el anhelo personal de prosperar gracias al esfuerzo individual y “prefieren un sistema económico que favorece en cambio el poder del Estado”.

El bienestar para todos se logra solo con mayor libertad. En 1991, otro economista, Milton Friedman, enfatizó que la evidencia histórica muestra la relación estrecha entre la libertad política y el mercado libre. En la ocasión, habló de “otro milagro”, el chileno, donde lo verdaderamente sorprendente no eran los buenos resultados que tuvieron las políticas implementadas a partir de 1975, sino que un gobierno militar “haya querido ir contra sus principios e instaurar un libre mercado diseñado por seguidores de dichas ideas”. Sin embargo, agregó: “En Chile, la presión por la libertad política, que fue [en parte] generada por la libertad económica y los exitosos resultados económicos, terminó en un plebiscito que introdujo la democracia. Ahora, luego de largo tiempo, Chile tiene las tres cosas: libertad política, libertad humana y libertad económica. Chile seguirá siendo muy interesante de observar, para ver si puede mantener las tres simultáneamente, o ahora que tiene libertad política, ésta no vaya a ser usada para destruir o reducir la libertad económica”.

Sólo con más democracia y mejor mercado, es decir, con más libertad, será posible conseguir el anhelado bienestar para todos.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO