Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 12 marzo, 2021

Andrés Montero: Los costos de la inmigración ilegal

Ingeniero Comercial UCH, Master en Relaciones Internacionales, The Fletcher School of Law and Diplomacy. Andrés Montero

La inmigración debe ser selectiva, como lo es en Canadá, en Estados Unidos, en Australia, en Nueva Zelanda, en Suecia y en el Reino Unido

Andrés Montero Ingeniero Comercial UCH, Master en Relaciones Internacionales, The Fletcher School of Law and Diplomacy.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Chile vive un caos generalizado. Aunque muchos lo esconden o lo niegan, lo concreto es que nuestro querido país se encamina aceleradamente a días muy difíciles. Cuando unos pocos advertíamos la gravedad de lo que estaba sucediendo en Chile con la inmigración ilegal -bajo el gobierno de Bachelet-, fuimos tratados de xenófobos y racistas. Incluso hubo un profesor de Harvard, Ricardo Hausmann, que en agosto de 2016 dijo que Chile no crecía porque estaba lleno de chilenos. Desde la comodidad de su oficina en Boston, nos daba clases de crecimiento económico. En esa época, este personaje no culpaba a las malas políticas de Bachelet, del escaso crecimiento. Hoy, por culpa de la Alta Comisionada, tenemos en Chile mas de 1,5 millones de inmigrantes, la mayoría ilegales y un problema de difícil solución.

La mayoría de los académicos, los periodistas, los políticos y no pocos dirigentes empresariales prefieren no hablar del tema. El estallido delictual de octubre de 2019 fue gatillado sin dudas por causas que tienen que ver con el exceso de inmigrantes que llegaron a Chile engañados. Hoy nadie culpa a Bachelet, que se ha transformado en una figura que incluso sonríe con Maduro, coquetea con la dictadura cubana, nomina una candidata presidencial en Chile y da cátedra en todos los lugares que visita. Mientras ella vive en Ginebra bien custodiada, los chilenos sufrimos los asaltos en ciudades y campos, narcoterrorismo en la Araucanía, destrucciones de monumentos y tomas de terrenos dirigidas por ilegales. Muchos quieren todo gratis y pronto. Las ONGs se dan un festín, la CEPAL tiene mas tema para sus economistas -incluido Alberto Arenas- y el SJM sigue promoviendo las puertas abiertas a quien quiera llegar a Chile.

Ya hay evidencias que Chile no es un país seguro, que los narcos campean, que los terroristas de la Araucanía están conectados con inmigrantes ilegales y que Chile les ofrece muchos beneficios a quienes llegan de otros países. Es evidente que un país no puede ni debe recibir inmigrantes sin restricciones. Algunos productores fruteros estaban felices con más mano de obra y más barata. ¿Y qué pasa con Chile? Debemos preguntarnos. Evidentemente era mejor haber pagado un poco más a los cosecheros chilenos y haber incentivado a miles de jóvenes que están en sus casas sin hacer nada para que hubiesen salido al campo como temporeros. Chile es un país pequeño, lejos del centro del mundo, aún pobre y con mucho subempleo. ¿Por qué tenemos nosotros como país que hacernos cargo del drama de Haití? ¿No debería encargarse Francia?

De los más de 5 millones de venezolanos que han salido de Venezuela, un 10% ha llegado a Chile. Hoy quieren trabajo, vivienda, derechos, etc. Las tomas ilegales de terrenos han proliferado de manera abrupta y continuarán. ¿Cuándo hablaremos en serio de inmigración? La inmigración debe ser selectiva, como lo es en Canadá, en Estados Unidos, en Australia, en Nueva Zelanda, en Suecia y en el Reino Unido. De pronto algunos pensaron que Chile le resolvería los problemas al mundo. Partamos por nosotros, por educar a nuestra gente, por mejorar nuestra salud, por aprender historia, por respetar nuestra bandera y nuestros monumentos, por recuperar el estado de derecho y por resguardar nuestras tradiciones.

La ignorancia de la mayoría de los parlamentarios en materia de inmigración es inaceptable. Hablan de lo que no saben, no evalúan los efectos de mediano y largo plazo y todo su análisis se centra en los efectos que las medidas puedan tener en su reelección. La pobreza en el mundo es creciente. Los países ricos deben dirigir sus esfuerzos a resolver los problemas en el origen. Deben apoyar a que Haití y Venezuela cambien. Lo contradictorio es que la Alta Comisionada no condena de frente a los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela. No más cosmética. La inmigración ilegal no resuelve nada. Las leyes están para cumplirlas. La ONU pretende imponer sus propias normas desde una óptica de la ideología socialista y “progresista”, que no ha resuelto la pobreza en ninguna parte del mundo. Es fundamental resolver la situación migratoria en Chile, y que se apunte a los responsables de haber llegado al estado en que estamos en esta materia. Si el gobierno no ejerce su autoridad, seremos otra Venezuela más temprano que tarde.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

En El Líbero. creemos que construir una sociedad libre es posible. Por esta razón, creamos contenidos que te permiten obtener una vision mas amplia del panorama actual, para que tú mismo puedas crear tus opiniones.

Gracias al aporte de los miembros de la Red Líbero nos es posible cumplir con esta labor, que cada día nos permite llevar contenidos periodísticos de calidad a más personas. Queremos invitarte a que seas parte de la red de personas que apoyan el periodismo libre y que quieren informarse a través de un medio en el cual puedan confiar, te invitamos a que formes parte de la Red Líbero

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

En El Líbero. creemos que construir una sociedad libre es posible. Por esta razón, creamos contenidos que te permiten obtener una vision mas amplia del panorama actual, para que tú mismo puedas crear tus opiniones.

Gracias al aporte de los miembros de la Red Líbero nos es posible cumplir con esta labor, que cada día nos permite llevar contenidos periodísticos de calidad a más personas. Queremos invitarte a que seas parte de la red de personas que apoyan el periodismo libre y que quieren informarse a través de un medio en el cual puedan confiar, te invitamos a que formes parte de la Red Líbero

HAZTE MIEMBRO