Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 04 de agosto, 2020

Andrés Montero: La Patria está en peligro

Ingeniero Comercial UCH, Master en Relaciones Internacionales, The Fletcher School of Law and Diplomacy. Colaborador estable de ABC de Madrid Andrés Montero

Mientras no se restaure el orden público, nada funcionará. Los medios de prensa, los políticos y los “intelectuales” hablando del plebiscito y de las futuras elecciones, mientras en el sur se queman escuelas, se descarrilan trenes, se destrozan oficinas municipales, y en todas las ciudades los robos de autos y asaltos aumentan en este Chile querido que se torna tremendamente peligroso.

Andrés Montero Ingeniero Comercial UCH, Master en Relaciones Internacionales, The Fletcher School of Law and Diplomacy. Colaborador estable de ABC de Madrid
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Durante los últimos 10 años he escrito varias veces advirtiendo el desastre que se aproximaba en nuestro querido Chile. Muchos me tildaron de fanático y de exagerado. Incluso hubo alguien que me dijo que yo no tenía “altura de miras”. Lamento informar a mis detractores que me quedé corto. Los resultados están a la vista. Tenemos a los tres poderes del Estado sumidos en la más completa inoperancia. El Poder Ejecutivo, intentando cambiar de estrategia y modificando equipos para tranquilizar a las huestes de su propia coalición. El Poder Judicial, capturado por la izquierda, repleto de jueces que privilegian los derechos de los delincuentes por sobre los de las víctimas. Y finalmente, el Poder Legislativo, mayoritariamente conformado por mediocres con poca o nula preparación y atornillados a sus escaños.

¿Quién hubiese pensado que nuestro país caería tan bajo? Quienes vivimos y sufrimos el período de la Unidad Popular fuimos testigos de los daños que se le puede hacer a un país cuando los populistas y los fanáticos toman el control. Lo que sorprende es que lo que sucede hoy tiene lugar bajo un gobierno de “centro derecha” elegido por una amplia mayoría. La pandemia, que ha afectado brutalmente a casi todo el mundo, tarde o temprano pasará. Lo que nos hace únicos es que antes de la pandemia fuimos víctimas de la revolución de los vándalos, mal llamado estallido social por el mismo gobierno. Destruyeron todo lo que se les puso por delante, pero la mayoría tildó de legítimas las demandas de estos “pacíficos” manifestantes. El INDH solo acusó a la policía por excesos, e hizo vista gorda de los brutales atentados al Metro de Santiago.

Lo más preocupante de todo es que hace 50 años, bajo el gobierno de Salvador Allende, teníamos unas Fuerzas Armadas que eran respetadas como garantes de nuestra institucionalidad. Hoy no es el caso. En efecto, los sucesivos gobiernos de la Concertación y los dos gobiernos de centro derecha han hecho todo lo posible por desprestigiar su rol histórico y darles un papel secundario en la sociedad. Se recurre a ellas para las catástrofes naturales, para exponerlas ante el toque de queda o para enviarlas a Haití. Los octogenarios militares que salvaron a Chile del marxismo el 73 mueren uno a uno, sumidos en el más completo olvido e inhumanidad. La igualdad ante la ley no ha existido para ellos. La clase política, incluyendo la centroderecha, y también muchos empresarios, apuñalaron por la espalda a quienes dieron su vida por defender nuestra bandera.

Hoy, otras banderas flamean en municipios y plazas, apelando al pluri culturalismo, al pluri nacionalismo y a una serie de patrañas que día a día destruyen el alma de Chile. Hemos llegado demasiado lejos, y el retorno a la “normalidad” -no la de la post pandemia- lamentablemente no será posible sin enfrentamientos. Lo que muchos no entienden, o no quieren entender, es que a la izquierda dura el diálogo no le interesa. Ellos tienen planes delineados con tiempo y con recursos para su ejecución. Además, la izquierda y los anarquistas están coludidos con la Democracia Cristiana, la misma de siempre, la que ya antes entregó el poder a ese sector, la que destruyó la agricultura con la reforma agraria y la responsable de la ineficaz ley indígena.

En Chile se perdió el respeto por la autoridad, por la soberanía, por el esfuerzo individual y por el sentido común. La propiedad privada está nuevamente en peligro, y todo pareciera que debe ser solucionado por el Estado, un ente gigante y multimillonario que da para todo. Como dirían en el “Chapulín Colorado”: ¿Y ahora quien podrá defendernos? La respuesta es fácil: nadie. Cuando la delincuencia, el narcotráfico y el populismo se asocian en un contubernio grosero, llega el caos. En eso estamos y el Presidente Piñera parece estar ausente de esta macabra realidad. Quienes votamos y trabajamos por él dos veces para que fuese presidente, hoy estamos defraudados y preocupados.

Mientras no se restaure el orden público, nada funcionará. Los medios de prensa, los políticos y los “intelectuales” hablando del plebiscito y de las futuras elecciones, mientras en el sur se queman escuelas, se descarrilan trenes, se destrozan oficinas municipales, y en todas las ciudades los robos de autos y asaltos aumentan en este Chile querido que se torna tremendamente peligroso. Ni en el gobierno de la UP se atacaban cuarteles policiales como se hace hoy impunemente. La prensa, y más precisamente la televisión, continúa con ese modo sesgado, justificando lo injustificable, validando acciones vandálicas y criticando a quienes tienen la obligación constitucional de velar por el orden público. O los tres poderes del Estado reaccionan y pronto, modificando coordinadamente su libreto, o, como se dice vulgarmente, estamos hasta las masas.

No queda más que invocar a Dios y a la Virgen del Carmen para que ilumine a todos los irresponsables que han llevado a nuestro país al deplorable estado en que se encuentra. Al No + AFP y No + TAG, se sumarán el No + propiedad privada, No + educación privada, No + salud privada, No + trabajo y No + estudio. En resumen, algunos creen que si seguimos escuchando a la calle, surgirá una nación “maravillosa” en que todos seremos iguales y Chile liderará los rankings mundiales de crecimiento y bienestar. A pesar de toda la evidencia, todavía no pocos exclaman: ¡¡Viva el socialismo, viva la CEPAL, viva el INDH, viva el Servicio Jesuita de Migrantes, viva la CAM, viva Chávez, viva Fidel, viva Cristina!! Pueblo, conciencia, fusil MIR MIR.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO