Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 11 de febrero, 2020

Alejandro Alarcón: ¿Qué viene ahora en la economía?

Economista Alejandro Alarcón

Si la violencia vuelve en marzo, como ha sido anunciada profusamente por las llamadas “organizaciones sociales”, volverán los números rojos, mayor desempleo y en general sufrimiento para los pobres y la clase media luchadora.

Alejandro Alarcón Economista

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El Imacec de diciembre 2019 -de 1,1%- fue mayor a las expectativas calculadas por la mayor parte de los analistas, que si bien  habían apreciado una recuperación durante ese mes de los distintos sectores de la economía, no estimaron precisamente esta cifra positiva, después de dos caídas consecutivas y bastante dramáticas -de mas de 3%- del mismo índice en octubre y noviembre.

Se habló en días posteriores de la resiliencia de nuestra economía, que lo peor ya había pasado y que nos encaminamos a una recuperación del estallido político y social que ha enfrentado el país desde octubre de 2019. En esto quiero ser claro: tal vez hemos recuperado mayormente el funcionamiento del Metro y con ello la red de transporte; la red de telecomunicaciones ha continuado funcionando y la cadena alimenticia y los centros de reparto, fuertemente saqueados en algunos puntos de la ciudad, empiezan a funcionar. Algunos no lo harán, dada la envergadura de los daños y los temores de los que invierten.

Asimismo, el impacto en las trayectorias de crecimiento de la actividad no se recuperará rápido. Antes de la convulsión de octubre, en el tercer trimestre de 2019, la economía aceleraba desde un primer semestre bajo el 2% y se empinaba sobre el 3,3%, con recuperación de empleo de calidad, y en ese momento estaba alcanzando al producto tendencial, una medida de crecimiento de mediano y largo plazo.

La  resiliencia mostrada desde diciembre en nuestra actividad económica se explica en forma sustancial porque en ese mes la violencia, los saqueos y los incendios disminuyeron sustancialmente; aunque hubo hechos aislados de esa naturaleza, el empuje de la empresa privada logró contener el impacto de la incertidumbre política y Chile tímidamente se puso en marcha.

Los cálculos ahora son que el PIB 2019 crecerá cerca del 1%, tal vez un poco más; en 2020 se expandirá cerca del 1%, tal vez un poco menos (en particular yo he calculado un crecimiento de 0,5%). Recién en 2021 podríamos acercarnos al producto tendencial, que lo he calculado en un 2%.

Todos estos cálculos corresponden a esta inercia que apareció en diciembre y que por tanto mitigó sustancialmente el clima de violencia y falta de estado derecho que ha sufrido la sociedad desde entonces. Si la violencia vuelve en marzo, como ha sido anunciada profusamente por las llamadas “organizaciones sociales”, volverán los números rojos, mayor desempleo y en general sufrimiento para los pobres y la clase media luchadora.

Las cifras recientemente entregadas por el INE sitúan al mercado laboral en una planicie del 7% en el trimestre móvil que terminó en diciembre 2019. Sin embargo, los cambios en la estructura del desempleo, por el crecimiento del trabajo por cuenta propia, casi un 5%. El empleo del mercado informal ha mostrado un crecimiento del 30%, me llevan a calcular un desempleo efectivo del 9%, muy cerca de los temidos dos dígitos. Con 7% de desempleo oficial, más el disfrazado, el número de ciudadanos sin trabajo alcanzará el millón de personas. La precariedad del empleo, sin leyes sociales, extremadamente volátil y con remuneraciones más bajas provocarán efectos en la calidad de vida de aquellos, y los más pobres sufrirán porque su capacidad de consumo se alterara sustancialmente.

En el caso de la inversión, la situación es más compleja porque afectará 2020 y varios periodos posteriores. No existe un mercado informal de la inversión, por lo que la caída que espero para 2020 alcanza un 5%. Esta variable es la que produce demanda de trabajo de calidad, con leyes sociales, más estable y sobre todo con salarios sustancialmente mejores.

Hace pocos días La Moneda anunció sus «prioridades» para 2020. Agenda social, proceso constituyente y orden publico. Pienso que sin orden público, las otras prioridades no se cumplen, no habrá financiamiento para la agenda social, y no habrá plebiscito. La oposición democrática debe sumarse, de lo contrario el extremismo triunfará, la democracia será demolida y los pobres seguirán sufriendo y esperando que los políticos arreglen el país.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: