Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 16 de diciembre, 2019

Alejandro Alarcón: La protesta social y el impacto sobre la economía

Economista Alejandro Alarcón

Las medidas paliativas que el Estado pueda tomar, a través del Banco Central o el Gobierno a través de una política fiscal expansiva, no ayudarán a devolver al país a la senda de crecimiento que necesitamos. Definitivamente hay que detener la violencia y a aquellos que de manera soterrada la utilizan para el logro de sus objetivos antidemocráticos.

Alejandro Alarcón Economista

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La crispación que ha vivido el país durante los últimos dos meses no tenía registro en mi memoria, ni siquiera en la época de niño, que me tocó observar con ocasión del golpe militar en septiembre de 1973, hace casi 50 años atrás. Sin embargo, la percepción emocional de aquella época afloró en mis pensamientos por el odio que ha corrido a raudales por las calles de las principales ciudades y, en algunos casos, en carreteras que unen distintos centros urbanos del país.

El movimiento social por la equidad, que en su expresión pacifica, comprendo y comparto, a esta altura está desprestigiado por la violencia desencadenada, los atentados a la propiedad pública y privada, el fuego, el vandalismo y el saqueo que han sido el símbolo de la intolerancia, la prepotencia y el matonaje. Con ello millones de chilenos humildes han sido afectados, perdiendo su patrimonio formado con esfuerzo durante años, arrebatado simplemente por su debilidad, para enfrentar a los delincuentes. Todos perdimos la paz. Lo anterior tendrá profundas consecuencias políticas, cuando las grandes mayorías del país se pronuncien en las urnas y, sin duda, aquellos que han estado detrás de la violencia pagarán en democracia el costo de su sofisma y falta de rechazo categórico e incondicional al ejercicio de la violencia.

Pero también hay otras malas noticias. La trayectoria de la economía ha sido severamente afectada, lo que quedó ratificado por la entrega del último IPOM por parte del Banco Central. Su presidente no solo entregó las cifras declinantes, sino que también indicó que el país había retrocedido casi 30 años respecto a la medición de la distribución del ingreso y conectó la intervención del mercado cambiario con el intento de evitar que la inflación y sus expectativas saltaran dramáticamente a un 6%, el  doble del centro del rango meta.

Del mencionado informe también se desprende que el crecimiento este año se acercará al 1%, lejos del comportamiento mostrado con anterioridad a octubre 18, y que el próximo año podría incluso ser menor, 0,5%, con trayectorias negativas para el consumo y la inversión. Tendremos, por tanto, un aumento considerable del desempleo, mayor al 10%, con lo que más de un millón de chilenos no tendrán pega. Las palabras de Mario Marcel, un gran economista, golpearon duro a la conciencia de todos. Si no hubiera sido él, quizás habrían sido despachadas de vuelta, pero la credibilidad del Banco Central y su presidente, y el carácter independiente del instituto emisor, confirmaron que tal vez lo peor está por venir.

Las medidas paliativas que el Estado pueda tomar, a través del Banco Central o el Gobierno a través de una política fiscal expansiva, no ayudarán a devolver al país a la senda de crecimiento que necesitamos. Definitivamente hay que detener la violencia y a aquellos que de manera soterrada la utilizan para el logro de sus objetivos antidemocráticos. De lo contrario, todos seremos más pobres, la distribución del ingreso empeorará aún más. Alguien me dijo que todo eso se debe a que permitimos que sectores no democráticos no protestaran pacíficamente e hicieran el juego a los maestro de la violencia.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: