Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 10 de septiembre, 2018

Alejandro Alarcón: La modernización tributaria

Economista Alejandro Alarcón

La Modernización está completamente financiada. No entiendo entonces que varios segmentos de la oposición estén indicando que ni siquiera aprobarán la idea de legislar, es decir, se cierran al debate y la discusión, cuando claramente esta modernización mejorará la situación de todos los habitantes del país.

Alejandro Alarcón Economista

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hemos observado un intenso debate sobre el proyecto de Modernización Tributaria del Gobierno. Por un lado, la Moneda lo ha señalado como una iniciativa que busca incentivar la inversión y el crecimiento, además de distinguir a las PYMES con menores tasas de impuestos corporativos  y simplificación tributaria.

 

La oposición, por su parte ha indicado que esta modernización es regresiva, o sea favorece a los segmentos de mayores ingresos del país, y se ha escuchado en general que favorece a los “ricos”, además de provocar una disminución de la recaudación tributaria debido al cambio a un sistema integrado de tributación, que sustituiría el llamado semi integrado, de la Reforma que instaló la administración Bachelet.

 

Debo indicar que la Reforma del anterior Gobierno no sólo produjo confusión e incertidumbre. Me tocó asistir a variadas discusiones, sobre todo en empresas medianas y pequeñas, con expertos tributarios que no entendían claramente que se pretendía. Hubo intentos de simplificación tributaria, pero ciertamente aquéllos no resolvieron las dudas de cientos de miles de empresas y personas. Además, dicha reforma no recaudó los fondos necesarios para enfrentar el financiamiento de una variedad de bienes públicos, entre ellos educación y salud, prometidos en el programa de la ex presidente Bachelet. Es precisamente una recaudación tributaria, en un contexto de equilibrio fiscal, lo que aumenta el bienestar de los más pobres, porque pueden acceder a  bienes públicos de calidad que están financiados. La desaceleración de la economía durante la administración Bachelet, la caída de la inversión en cuatro años consecutivos, produjeron finalmente una merma de la recaudación tributaria, y la última encuesta CASEN vino a confirmar algo que sospechábamos. No sólo aquella reforma desincentivó la inversión y el crecimiento, sino que también empeoró la distribución del ingreso.

 

La reforma tributaria del gobierno anterior trabsformó mayor ineficiencia en mayor inequidad.

 

Sabemos que los tributos en una economía tienen dos objetivos principales: buscan la equidad en la sociedad, pero también cautelar la eficiencia y no provocar pérdidas sociales por las distorsiones que acarrean los gravámenes. Normalmente, hay un cierto intercambio entre estos dos objetivos. En este caso no hubo sustitución, sino transformación de mayor ineficiencia en mayor inequidad. En palabras simples, los más pobres de la sociedad empeoraron su bienestar, porque la sociedad se transformó en una menos equitativa, con menos crecimiento y menos empleos de calidad.

 

La Modernización Tributaria  propuesta por la Moneda corrige esta situación. Mejorará la distribución del ingreso, disminuirá la pobreza y dará los incentivos precisos para que haya más inversión y por tanto, más crecimiento. No es cierto que no esté financiado el cambio de un sistema semi integrado a uno integrado que se propone. Mis cálculos me dicen que el cambio de sistema costará unos 800 millones de dólares. 400 vendrán de la mayor actividad, 200 millones de dólares por la introducción de la boleta electrónica -que disminuye la evasión- y 200 millones de dólares de los impuestos a las actividades que se desarrollan a través de plataformas tecnológicas, como Netflix por ejemplo. El promedio de crecimiento de la administración anterior fue 2% aproximadamente; el actual gobierno tendrá un promedio de 4%. Cada punto adicional son unos 700 millones de dólares más. Es decir, la Modernización está completamente financiada. No entiendo entonces que varios segmentos de la oposición estén indicando que ni siquiera aprobarán la idea de legislar, es decir, se cierran al debate y la discusión, cuando claramente esta modernización mejorará la situación de todos los habitantes del país.

 

Me comentó una persona que esto se debía a que esta pieza de legislación hace más ricos a los ricos del país. Yo le contesté: ¡No estoy preocupado de los ricos y lo que ganen, yo quiero que en el país haya menos pobres!

 

FOTO: RODRIGO SAENZ/AGENCIAUNO.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete