Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 24 de septiembre, 2018

Alejandro Alarcón: La gran crisis, diez años después

Economista Alejandro Alarcón

Desde el punto de vista financiero, el mundo está más seguro, pero la coordinación para mejorar los efectos de cualquier crisis debe continuar.

Alejandro Alarcón Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Han pasado 10 años desde la caída de Lehman Brothers, que sumergió al mundo en la peor crisis económica y financiera de la historia. Peor, porque el número de países en recesión durante 2009 fueron más de 100, incluyendo Chile.

 

Lehman Brothers llegó a ser el símbolo del inicio de esa recesión, por las pérdidas de dinero que tuvo sobre los llamados préstamos tóxicos y valores ligados a la propiedad en Estados Unidos. Asimismo, el comercio mundial se contrajo casi a la mitad de lo que venía mostrando en años anteriores, un importante recordatorio de los efectos que puede generar la llamada guerra comercial entre Estados Unidos y China hoy.

 

Ciertamente la contracción del crédito y la necesaria austeridad fiscal que muchos países tuvieron que implementar provocaron también importantes caídas en el consumo e inversión a nivel mundial. Esto obligó a los bancos centrales de muchos países a reducir significativamente las tasas de interés y a recurrir a estímulos monetarios a través de la compra de bonos públicos y privados alrededor del mundo para crear dinero, cuando se dieron cuenta que las medidas tomadas no eran suficientes para poner en marcha  a las economías afectadas nuevamente. También esto impactó y ayudó al vendaval populista que hemos observado en muchas latitudes, especialmente en Latinoamérica, y las críticas a la globalización, que tiene como principal estandarte nada menos que al Presidente de Estados Unidos.

 

Cuando terminó la crisis financiera, los estímulos monetarios y las bajas tasas de interés proveyeron una importante cantidad de capitales que fluyeron a los llamados países emergentes. Esto fue especialmente aprovechado por países con esquemas populistas, quienes expandieron el gasto provocando fuertes desajustes y el sobrecalentamiento de sus respectivas economías. Los casos de Argentina y Turquía son los más claros y ambos enfrentan actualmente severas crisis cambiarias y de financiamiento internacional.
El ajuste al alza de la tasa de interés y el fortalecimiento del dólar aumentó el valor de la deuda y la probabilidad de no pago de la misma.

 

La cooperación internacional debe incrementarse entre los países del llamado primer mundo.

 

Una mejor manera de evaluar las crisis es calculando la probabilidad de su ocurrencia y apuntar en el futuro a reducir el tamaño de éstas. Una parte importante del esfuerzo ha apuntado correctamente a consolidar las regulaciones bancarias, sobre todo aquellas ligadas a que las entidades financieras provean con más capital su funcionamiento y operación. También se han construido alrededor del mundo una gran cantidad de estructuras financieras que permiten mitigar los riesgos de las transacciones, con instrumentos derivados, a través de infraestructuras, como contrapartes centrales, que tienen carácter privado, que son reguladas por bancos centrales y que permiten reducir el riesgo de aquellas transacciones significativamente.

 

Por otra parte, la cooperación internacional debe incrementarse entre los países del llamado primer mundo. El fortalecimiento del dólar está complicando el estado de la deuda que aún mantienen los países europeos, tal vez con la excepción de Alemania, lo que pone en duda el futuro del euro.

 

Está claro que a 10 años de la crisis, y desde el punto de vista financiero, el mundo está más seguro, pero la coordinación financiera para mejorar los efectos de ella debe continuar. En el contexto actual, el Presidente de Estados Unidos muestra desprecio por la interacción global, no solo en materia financiera, sino también respecto al libre movimiento de bienes y servicios, ignorando que fue lo que trajo la mayor reducción de la pobreza y el mayor impacto en el crecimiento y el empleo en el mundo después de la II Guerra Mundial.

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete