Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 17 de diciembre, 2018

Alejandro Alarcón: Economía: Una evaluación de la presidencia de Piñera

Economista Alejandro Alarcón

El primer desafío para la actual administración es mantener un crecimiento sostenido de la inversión bruta en capital fijo. Lo anterior no será posible si no logra convencer a la oposición de realizar la llamada modernización tributaria. Tampoco ayudará al proceso de inversión si en los próximos años continúa escalando un clima de enfrentamiento político en el Parlamento y en el país.

Alejandro Alarcón Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Han transcurrido nueve meses desde la llegada de la coalición de gobierno que encabeza el Presidente Sebastián Piñera al poder. En diciembre de 2017 obtuvo una mayoría abrumadora; nunca, desde la segunda mitad del siglo XX, una coalición de centroderecha obtuvo un triunfo tan aplastante. Los gobiernos de Alessandri y el primer gobierno de Piñera fueron definidos por un margen muy estrecho.

Algo pasó en el país para que la gente se volcara de una manera tan decisiva a las urnas y favoreciera al candidato de derecha. Pero las encuestas recogidas en las últimas semanas confirman que existe un cierto desencanto hacia el gobernante.

Las tasas de crecimiento para 2018 y 2019 superarán con largueza las cifras que observamos en el cuatrienio de la administración anterior.

Piñera ofreció básicamente dos cosas: crecimiento económico y empleo, por un lado y, seguridad, por el otro. Sobre esto último no voy a opinar porque no soy experto y porque en esta materia creo, como ciudadano, que ha habido errores y vacilaciones. Sobre crecimiento y empleo sí haré una evaluación. En primer lugar, no estoy de acuerdo con la creencia de muchos analistas y personas en general que creen que el mayor crecimiento no está llegando a la gente. La tasa de crecimiento para el presente año se empinará levemente sobre el 4% y las proyecciones del Banco Central para el año 2019 dan un margen que en su límite superior sobrepasa el crecimiento de este año. Por lo tanto, es claro que esas tasas de crecimiento para 2018 y 2019 superarán con largueza las cifras que observamos en el cuatrienio de la administración anterior. En promedio, más bien cercanas al 1,5%.

La explicación más importante para el crecimiento es la tasa de inversión, la cual este y el próximo año superará, en mi opinión, el 6%. Dicho de otra manera, la cifra de crecimiento de la inversión para el primer bienio de esta administración será de dos dígitos, lo que tendrá impacto, tarde o temprano, sobre el empleo de calidad. (Recordemos que durante el cuatrienio de la Presidenta Bachelet solo conocimos caídas de la inversión. Todos los años fueron negativos).

¿Qué pasa entonces?, me pregunto. ¿Por qué la tasa de desempleo no baja de 7%? Incluso se argumenta que el performance de empleo fue mejor durante la administración Bachelet. La verdad es que las cifras no son comparables, porque el desempleo más bajo de la pasada administración se fortaleció con empleo por cuenta propia (en una proporción significativa, el llamado empleo callejero), con un crecimiento impresionante del empleo público y prácticamente una nula tasa de  crecimiento de empleo asalariado, que normalmente corresponde a  empleo de mayor calidad, que tiende a aumentar sus compensaciones, con crecimiento de los salarios reales, en distintos periodos, y en definitiva, con mayor bienestar para las familias que viven de su trabajo. Asimismo, distintos especialistas están llamando a un mejoramiento de la metodología de medición del empleo y sobre todo una correcta estimación del impacto que está teniendo la migración en la fuerza de trabajo.

El primer desafío para la actual administración es mantener un crecimiento sostenido de la inversión bruta en capital fijo. Lo anterior no será posible si no logra convencer a la oposición de realizar la llamada modernización tributaria.

Pese a todo, debemos esperar que la mayor tasa de inversión que se observa en nuestra economía tienda a aumentar la demanda de trabajo en los próximos meses y el rezago que observamos para el impacto del crecimiento de la inversión sobre la demanda de trabajo terminará diluyéndose y, por lo tanto, la tasa de desempleo mejorará sustancialmente en los próximos meses. Espero también que lo más rápido posible sean corregidas las metodologías y las mediciones del crecimiento del empleo asalariado de la fuerza de trabajo, tal como ha sido precisamente ilustrado en el último IPOM del Banco Central de Chile.

Para que el crecimiento sea valorado y tenga efectos de carácter más bien permanente y no transitorio es clave entonces que la tasa de inversión se siga incrementado en nuestra economía. Si la tasa de inversión a contar de 2020 comienza a decaer, será imposible mantener una tasa de crecimiento del 4% y tenderá a aproximarse inexorablemente a las tasas que muestran las mediciones del producto tendencial de la economía, más bien cercana el 3%. Por lo tanto, el primer desafío para la actual administración es mantener un crecimiento sostenido de la inversión bruta en capital fijo. Lo anterior no será posible si no logra convencer a la oposición de realizar la llamada modernización tributaria. Y tampoco ayudará al proceso de inversión si en los próximos años continúa escalando un clima de enfrentamiento político en el Parlamento y en el país. Por tanto, la responsabilidad no será solo de los gobernantes para implementar esta reforma, sino también de la oposición, quienes en la búsqueda de mayor equidad, podrían nuevamente aumentar la pobreza en el país, tal como ocurrió en la pasada administración.

He llegado al convencimiento que lo importante no es la preocupación por los ricos, sino más bien cómo desarrollamos un sistema económico en el cual haya menos pobres, con trabajos de calidad, con acceso a bienes públicos de calidad y en definitiva, para que amplios segmentos de nuestra población, alcancen mayores y mejores niveles de bienestar. Todo lo anterior no será posible si el crecimiento de la economía decae.

 

FOTO: PABLO OVALLE ISASMENDI / AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: