Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 29 de julio, 2019

Alejandro Alarcón: La conquista del espacio

Economista Alejandro Alarcón

La nueva carrera espacial será muy diferente en los próximos 50 años, no solo porque hay nuevos competidores, como China e India, sino también porque las nuevas tecnologías proveerán una baja de costos sustancial para los nuevos empresarios del espacio, al tiempo que hará surgir nuevas actividades, como el turismo.

Alejandro Alarcón Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Uno de los recuerdos más importantes de mi infancia es haber visto la llegada de Neil Armstrong a la superficie de la Luna, cuando tenía apenas una década de existencia. Al comentarlo con gente menor de 50, les conté que loa había visto en directo, lo que creo fue un privilegio.

Seguí la carrera espacial en detalle, la cual se convirtió en un ícono de la guerra fría. Quien ganaba sentaba un precedente muy importante para demostrar al mundo qué sistema político era mejor: el capitalismo o el socialismo. Los norteamericanos ganaron la carrera a la Luna y después de la caída del muro de Berlín ya no habría dudas de qué modelo produce más progreso en la humanidad.

Pero lo más interesante para mí fue que la especie humana, el homo sapiens, que abandonó las cavernas al final de la última glaciación hace unos 10.000 años, es el mismo que conquistó la Luna, tomando riesgos, enfrentándose a peligros desconocidos y utilizando la libertad que tenía para tomar decisiones, que en el futuro darían más bienestar y progreso para su comunidad y su familia.

Bastó eso. Desde entonces, unas 570 personas han estado en órbita, y desde 1972 nadie se alejó más de la Tierra que la distancia desde Santiago a Concepción, unos 500 kilómetros, y a esa distancia orbitan los trabajadores del espacio en estaciones espaciales.

La nueva carrera espacial será muy diferente en los próximos 50 años, no solo porque hay nuevos competidores, como China e India, sino también porque las nuevas tecnologías proveerán una baja de costos sustancial para los nuevos empresarios del espacio, al tiempo que hará surgir nuevas actividades, como el turismo. Sin duda quienes vayan en ese plan tendrán que pagar costosos boletos, pero toda la humanidad se beneficiará de las mejores telecomunicaciones en la rugiente economía de la información, que crece en forma exponencial en el mundo. Quizás en el largo plazo, la exploración de nuevos minerales y la masificación del transporte espacial extienda los límites de la Tierra y, por lo tanto, técnicamente, no habrá límites para el emprendimiento privado humano, más allá de la superficie de nuestro planeta y ciertamente más allá de lo que hagan los gobiernos. Sin embargo, los gobiernos del mundo crearán leyes para gobernar el espacio tanto en la paz como en la guerra.

Mientras tanto, resuenan en mi mente las inolvidables palabras que el comandante Armstrong transmitió a Houston la tarde del 20 de julio de 1969: “El Águila (nombre del modulo lunar) ha alunizado”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: