Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 14 de enero, 2019

Alejandro Alarcón: En defensa del liberalismo

Economista Alejandro Alarcón

En los últimos años se ha desarrollado una fuerte crítica al modelo liberal debido a que, en muchas oportunidades parece no resolver los problemas de las grandes mayorías. Pero la historia y las proyecciones futuras han demostrado como equivocada esa descalificación, así como tampoco descarta que se puedan establecer correcciones necesarias para que la sociedad como un todo perciba los beneficios de este modelo.

Alejandro Alarcón Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hace pocos días el Frente Amplio (FA) organizó una jornada de reflexión política, para lo cual tuvo de presentador a un señor Monedero, quien ha sido asesor del régimen chavista. Allí indicó que el mayor aporte de Maduro era haber enfrentado y derrotado al neoliberalismo en Venezuela.

Ante esta sorprendente declaración, me quedé atónito. El gurú del FA defiende el chavismo, el mismo que ha traído fracaso económico, pobreza, eliminación de libertades, Asamblea Nacional elegida a dedo por el dictador ante la pérdida de elecciones democráticas, ausencia de prensa libre y, en definitiva, ha provocado la huida en masa de millones de venezolanos, porque el hambre y las enfermedades los hacen buscar desesperadamente suerte a cientos de miles de kilómetros de su propia patria.

Pensaba en nuestro país, en cómo la filosofía liberal ha podido mejorar el bienestar de todos los chilenos y, a su vez, cómo el traslado de ésta a la economía y la política puede incentivar el progreso en Chile. Es evidente que nos hemos desarrollado bajo estas ideas y cientos de miles quieren entrar a Chile en lugar de huir de él. En Chile hay democracia, hay libertad para que todos se expresen y, de acuerdo a los estudios de organismos internacionales, es todavía el lugar donde se vive mejor en Latinoamérica.

Pese a que el liberalismo ha estado detrás de la modernización de lo que hemos denominado los países de Occidente (Estados Unidos y Europa), es justo decir que en los últimos años se ha desarrollado una fuerte crítica debido a que, en muchas oportunidades, el modelo liberal parece no resolver los problemas de las grandes mayorías. Pero la historia y las proyecciones futuras han demostrado como equivocada esa descalificación, así como tampoco descarta que se puedan establecer correcciones necesarias para que la sociedad como un todo perciba los beneficios de un modelo liberal.

Por otro lado, creo que está bueno de hablar de neoliberalismo; es la doctrina liberal la que ha traído progreso y bienestar a cientos de millones de habitantes en el mundo, en contraposición a los modelos donde los métodos estatistas y populistas han determinado que cientos de millones de seres humanos huyan hacia países capitalistas, escapando de gobiernos ineptos, corruptos y dictatoriales.

Los ataques en Chile contra el modelo liberal han sido persistentes y esto constituye el gran desafío para nuestro país.

El progreso que la economía mundial ha mostrado desde la revolución industrial en la década de 1840 es evidente, la disminución de la pobreza marca registros inapelables: 80% de la población de entonces versus el 8% de hoy. Asimismo, este modelo ha sido complementado por la expansión de los derechos civiles de la población como también las instituciones que la democracia liberal desarrolló. Modelo liberal y democracia son complementos, no sustitutos. Todo esto, gracias a la libertad que disfrutan las grandes mayorías para vivir, emprender, decidir y hacer lo que creen que es lo mejor para los individuos y sus familias. El fascismo, comunismo, las dictaduras, han retrocedido. La apertura de los mercados y el libre comercio ha convertido a las sociedades occidentales en unas más prósperas que nunca. El liberalismo de Occidente se instaló y se esparció en el mundo, incluyendo Chile.

La gran pregunta es cómo mantenemos y proyectamos hacia el futuro las ideas de libertad que se han desarrollado en los últimos dos siglos a nivel mundial. Estoy convencido que estas ideas han ayudado y ayudarán a llegar a más ciudadanos, particularmente a través del impulso del crecimiento, la estabilidad fiscal, la expansión del suministro de bienes públicos -como educación, salud y previsión para los más débiles- de manera que estén financiados y con un crecimiento per cápita que alcance los 30 mil dólares en los próximos años.

Los ataques en Chile contra el modelo liberal han sido persistentes y esto constituye el gran desafío para nuestro país. El socialismo ha fracasado aquí y en Latinoamérica, y solo ha conseguido progreso cuando lideres socialdemócratas han dejado atrás los mecanismos estatistas, han garantizado el libre emprendimiento, las libertades civiles y la democracia.

FOTO:PEDRO CERDA/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: