Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 19 de noviembre, 2018

Alejandro Alarcón: El mercado laboral y el empleo

Economista Alejandro Alarcón

¿Por qué no está creciendo el trabajo asalariado más rápido, teniendo presente el importante salto en la inversión? Por una parte, porque su impacto sobre la demanda de trabajo no es instantáneo, pero además, porque ha habido un cambio no menor en el mercado del trabajo a raíz de la creciente migración de extranjeros a nuestro país.

Alejandro Alarcón Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Los datos de actividad de la economía han comenzado a preocupar a muchos y ciertamente alentado a la oposición a establecer que el gobierno no está cumpliendo las promesas de la campaña que lo llevó al poder a partir de marzo del presente año. Esto, pese a la trayectoria del PIB, cercana al 4% durante los últimos meses, lo que coloca ese crecimiento sobre el promedio mundial y ciertamente sobre la trayectoria del PIB que observamos en la administración de la Presidenta Bachelet, más bien cercana al 1%. El último Imacec de septiembre inflamó las pasiones políticas y algunos afirmaron que nos encaminábamos a una desaceleración, en una clara alusión e insinuación que en la administración anterior estábamos mejor.

 

Despejemos lo primero: la economía este año crecerá cerca del 4% y el Imacec de octubre estará en una cifra cercana al 3,5%, ratificando que la tendencia se mantiene en el rango anunciado. El primer componente económico se cumplirá, entonces. La siguiente cuestión es la tasa de desempleo, que en las últimas mediciones se ha empinado sobre el 7%, número superior al que produjo la administración Bachelet durante los últimos meses de su ejercicio, lo que ha sido destacado con orgullo por los seguidores políticos y técnicos de esa tendencia política.

 

En mi opinión, los números no son comparables, por al menos dos razones. La tasa de desempleo anterior era mejorada por el crecimiento del empleo público, que sabemos no es sostenible en el mediano plazo por su contribución al déficit fiscal y a la emisión de deuda pública, que también sabemos se expandió peligrosamente desde 30 a 70 billones de dólares durante la pasada administración. Esto obligó a la actual a implementar un  proceso de ajuste fiscal, que se ha hecho carne en la discusión del presupuesto de la nación para 2019.

 

La falta de inversión obligó al gobierno anterior a expandir el empleo público para no sufrir severos deterioros en la tasa de desempleo.

 

La segunda razón tiene que ver con la calidad del empleo, el cual se expandió en una categoría, que elegantemente se denomina por cuenta propia, que estadísticamente tiene salarios promedio más bajos, entre un tercio y la mitad del promedio de los asalariados, sin leyes sociales y ciertamente más volatilidad que el empleo asalariado. Esta es la razón que a este tipo de empleo se le ha llamado “empleo callejero”, porque en una proporción significativa se desarrolla a través de productos que se venden en la vía pública.

 

La estructura del mercado laboral está cambiando desde aquel tipo de empleo a la creación de empleos asalariados, que ciertamente tienen salarios promedios más altos, tienen leyes sociales y más estabilidad y, cuyo principal origen es la inversión que se realiza en las distintas actividades ligadas a diferentes sectores económicos en el país. Precisamente fue la caída de la inversión a tasas negativas la que explicó el fuerte aumento que se observó en el empleo por cuenta propia y obligó a las autoridades a expandir el empleo público, de manera de compensar esa tendencia. Es decir, la falta de inversión obligó al gobierno anterior a expandir el empleo público para no sufrir severos deterioros en la tasa de desempleo.

 

Durante este año la inversión va a crecer de forma importante. El último IPOM del Banco Central la sitúa en un crecimiento de 5%, lo que si se compara con la caída del 1% durante 2017 implica un salto de al menos 6 puntos en el crecimiento de esta variable. El crecimiento de la inversión es la clave para que la demanda de trabajo de calidad y asalariado tienda a crecer.

 

Ha habido un cambio no menor en el mercado del trabajo a raíz del impacto que ha tenido en ella la creciente migración de extranjeros a nuestro país.

 

¿Por qué no está creciendo el trabajo asalariado más rápido, teniendo presente el importante salto en la inversión? Puedo ofrecer al menos dos motivos. El primero, que el impacto de la inversión sobre la demanda de trabajo no es instantáneo. Sabemos que existen costos asociados al ajuste rápido de esa inversión, lo que provoca rezagos en su impacto. Sabemos también que surge después de un episodio inédito en la historia de la economía chilena, cuatro años consecutivos anteriores de caída de la inversión, por lo que sospecho que claramente este rezago continuará, pero también sabemos que al final impactará la demanda de trabajo asalariado. No sabemos exactamente el tiempo que tomará ese ajuste, pero las máquinas, los equipos y las construcciones que explican la inversión bruta en capital fijo finalmente rendirán sus frutos.

 

Además, un cambio no menor en el mercado del trabajo ha sido la trayectoria que está tomando la fuerza de trabajo. Las cifras del INE la han situado cerca del 2%, pero análisis efectuados por algunos especialistas la han situado con un crecimiento del 3% a raíz del impacto que ha tenido en ella la creciente migración de extranjeros a nuestro país. Así, el desafío para que baje la tasa de desempleo es más difícil y requiere crecientes montos de inversión.

 

Por último, me he convencido que la famosa guerra comercial comienza afectar a nuestro país en este plano porque minería es uno de los sectores que usa intensivamente inversión para desarrollar proyectos y también tiene efectos indirectos sobre miles de empresas proveedoras. Así, a medida que el precio del cobre continúe cayendo habrá más dudas de los inversionistas por continuar expandiendo ese sector.

 

Las autoridades no deben desmayar. Deben estar atentas a este fenómeno y, sobre todo, ajustar a la mayor velocidad posible el enorme déficit fiscal que dejó la anterior administración para de esa manera dar una señal contundente de que el país continuará ordenado en sus cuentas fiscales si la guerra comercial aludida escala en las próximas semanas.

 

 

FOTO: SEBASTIAN BELTRÁN GAETE/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: