Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 18 de noviembre, 2019

Alejandro Alarcón: Efectos de las protestas sobre la economía

Economista Alejandro Alarcón

Hay una alta probabilidad de que una recesión se aproxime en el país. Entre otras cosas, es esperable que ello eleve el desempleo al 10%.

Alejandro Alarcón Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Desde hace un mes el país está siendo sacudido por intensas jornadas de vandalismo, quemas, robos y destrucción de una parte importante del patrimonio público y privado de todos los chilenos. Es verdad que esto surge en un contexto de legítimas demandas sociales que buscan mejorar la calidad de vida de muchos chilenos vulnerables, pero la violencia desatada ha generado importantes temores en la ciudadanía. En definitiva, la incertidumbre provocada por la irrupción de violencia ha generado efectos económicos significativos, de los cuales será difícil recuperarse en el corto plazo.

Quiero separar entre las consecuencias financieras de las que afectan al sector real de la economía, y que se traducen básicamente en la trayectoria de crecimiento del producto y de la actividad económica.

Entre los efectos financieros, el más claro es el impacto que la convulsión ha producido en la trayectoria del dólar. Antes que comenzara esta ebullición, el tipo de cambio estaba cercano a los 711 pesos por dólar; en los momentos que escribo, está más cerca de los 800 pesos. Recogiendo los temores de los inversionistas financieros, que buscan sacar flujos de capitales denominados en moneda extranjera hacia otras latitudes, ya sea como liquidez o vehículos financieros, han producido con ello un exceso de demanda de dólares que ha llevado a una devaluación de la moneda de casi $100.

Por esta razón esperamos en los próximos meses un impacto de esta alza en la inflación del país. Es el conocido pass through o traspaso del impacto de la devaluación a la inflación doméstica. Los principales perjudicados serán los más pobres, a quienes afecta con mayor fuerza uno de los impuestos más regresivos que existen, como es la inflación.

Asimismo, dos variables claves para el destino de los capitales en moneda extrajera están evolucionando e incentivando la salida de capitales. Ellas son las expectativas de mayor devaluación en el futuro y el aumento del riesgo país con lo que el capital tendrá incentivos para seguir saliendo de Chie, afectando con ello el financiamiento de la inversión en el corto y mediano plazo y, por lo tanto, afectando la trayectoria de crecimiento de la economía en los mismos plazos.

Es por ello que hemos calculado que tanto los Imacec de octubre como de noviembre serán negativos, en una dinámica que aumenta la probabilidad que el crecimiento del cuarto trimestre también sea negativo. Si esta dinámica no se corrige, advertimos que la inercia puede llevar a una trayectoria de crecimiento negativo, también durante el primer trimestre de 2020. Esto es lo que ha llevado a muchos colegas de la profesión, y me incluyo, a pensar que la probabilidad de una recesión se aproxima en el país.

Es posible calcular con esta información que el desempleo se acerque en los próximos meses a un 10%, con lo que cerca de 1 millón de chilenos no tendrán trabajo. El efecto del desempleo es equivalente a que a un trabajador se le imponga una tasa de impuesto del 100%, porque simplemente su ingreso disponible desaparece.

Por las razones anteriores, es claro que las personas más vulnerables de nuestra sociedad serán las más perjudicadas, agregándose a esto que la recaudación fiscal para proveer solución a las demandas sociales será mermada por un crecimiento más bajo y, en general, por el clima de incertidumbre que vive el país. La clase política debe tomar nota y hacerse cargo de esta situación porque más allá de consignas, quienes más sufrirán son aquellos a quiens     representan.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más