Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 25 de septiembre, 2018

Alberto Rojas: Trump y Corea del Norte: ¿Por qué tanto interés?

Director del Observatorio de Asuntos Internacionales, U. Finis Terrae, Master en Ciencia Política Alberto Rojas

El presidente norteamericano ha planteado una segunda cumbre con Kim Jong-un, lo cual sería un triunfo diplomático para él, el cual podría capitalizar en términos de política interna.

Alberto Rojas Director del Observatorio de Asuntos Internacionales, U. Finis Terrae, Master en Ciencia Política
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Por tercera vez este año, Kim Jong-un, líder de Norcorea, y Moon Jae-in, Presidente de Corea del Sur, se reunieron en el marco del histórico deshielo iniciado por ambos países. La cita se desarrolló en la capital norcoreana, Pyongyang. Y durante el encuentro, uno de los puntos más importantes fue el avance en el proceso de desnuclearización de la península; precisamente el tema que se ha convertido en el eje de la “nueva relación” entre Corea del Norte y Estados Unidos, tras la cumbre que en junio pasado protagonizaron Donald Trump y Kim en Singapur.

 

Ahora, Norcorea aseguró que continuará con el desmantelamiento del centro de pruebas de misiles de Dongchang-ri y que permitirá el ingreso de inspectores internacionales para verificar ese proceso. Además, el líder norcoreano expresó su voluntad de desmantelar el complejo nuclear de Yongbyon —el más importante de su actual programa—, a condición de que EE.UU. adopte “medidas correspondientes”. En otras palabras, que Washington formalice un tratado de paz que ponga punto final al estado de guerra que aún existe en la península coreana. Asimismo, Kim y Moon establecieron su intención de realizar “en una fecha temprana” una nueva cumbre entre ambos mandatarios, pero esta vez en Seúl. Algo inédito, ya que si se concretara, sería la primera visita de un líder norcoreano a la capital surcoreana. Por último, ambos mandatarios se comprometieron a presentar una candidatura conjunta para organizar los Juegos Olímpicos de 2032.

 

En este contexto, Donald Trump no quiso quedar fuera y hace solo un par de días afirmó que “parece que vamos a tener una segunda cumbre bastante pronto” con Kim Jong-un. Sin duda, un encuentro que lo beneficiaría mucho en momentos en que enfrenta un escenario interno bastante adverso. ¿La razón? Las polémicas revelaciones sobre el funcionamiento de su gobierno, publicadas en el nuevo libro de Bob Woodward (“Miedo: Trump en la Casa Blanca”); y la investigación de la llamada “trama rusa”, que busca establecer los reales vínculos de su equipo de campaña con altos funcionarios del Kremlin para perjudicar la campaña de Hillary Clinton y beneficiar a Trump.

 

Hoy, ambas cámaras están en manos de los republicanos, pero un cambio en ese escenario podría complicar bastante la segunda mitad del gobierno de Trump y sus intenciones de reelegirse en 2020.

 

El impacto que estos temas podrían tener en las próximas elecciones legislativas del 6 de noviembre, en las que se renovará la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, podría ser enorme. Básicamente porque estos comicios —que calzan con la mitad del mandato presidencial— suelen ser vistos como una evaluación indirecta de la gestión del presidente en funciones; algo que tanto republicanos como demócratas tienen muy claro. Hoy, ambas cámaras están en manos de los republicanos, pero un cambio en ese escenario podría complicar bastante la segunda mitad del gobierno de Trump y sus intenciones de reelegirse en 2020. No solo por el hecho de que el actual mandatario pudiera perder el control de una o ambas cámaras; también está el fantasma de que un Congreso en manos demócratas pudiera iniciar un proceso formal de destitución (impeachment) en su contra.

 

En ese contexto, la idea de una nueva cumbre con Kim Jong-un podría servirle mucho en términos de imagen. De hecho, sería un triunfo diplomático que Trump podría capitalizar en términos de política interna, sobre todo, si el mandatario estadounidense lograra compromisos más concretos que los obtenidos en Singapur y efectivamente firmara la paz con Norcorea. En momentos en que los demócratas están desarrollando una campaña de alto impacto para los próximos comicios legislativos y los republicanos se mantienen divididos ante la actual gestión presidencial, lo cierto es que un encuentro con Kim podría permitirle a Trump un poco de oxígeno.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete