Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 28 de noviembre, 2018

Alberto Mayol: El asunto Neruda

Sociólogo, académico de la Universidad de Santiago Alberto Mayol

Se entiende que las historias privadas son tales y que no se las puede usar para juzgar la acción pública y su valía. Pero hay semanas en que retrocedemos 300 años (como en la Araucanía) y hay otras en que retrocedemos 2.500.

Alberto Mayol Sociólogo, académico de la Universidad de Santiago
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El nombre del Aeropuerto Pudahuel logró ser tema de opinión pública. Indudablemente se ha acallado con los hechos acaecidos en la Araucanía y con la grabación del largo e imprudente discurso del Comandante en Jefe del Ejército ante 800 personas que supuestamente no debían decir nada ante un discurso que lo decía todo. Quizás venía a hablar por nuestra boca muerta. El asunto es que el tema del nombre del aeropuerto dejó de tener tanta relevancia, pero alcanzó para generar una revisión de Neruda, no como escritor, no como actor político, sino como persona. El argumento de fondo es que una mala persona no puede ser homenajeada. Indudablemente, de ser así, habría que borrar de la historia a una serie de genios: a Rousseau (realmente un pésimo padre), a Caravaggio (asesino), Burroughs (gran escritor que mató a su esposa con su pistola cuando jugueteaba), Francis Bacon (el pintor, bastante sádico), Céline (un antisemita de alta gradación).

 

Neruda, el escritor, revolucionó la poesía mundial, al punto de convertirse él mismo en el canon poético. Astutamente Nicanor Parra comprendió que después de Neruda no habría posibilidad poética y se decidió por crear la Antipoesía. Neruda es parte del canon mundial de la poesía, pero no del siglo XX, sino de todos los tiempos. No hay punto de comparación en Chile, a pesar de tener grandes poetas. Es el único chileno que está en ese sitial a nivel global. El Nobel se le entregó a pesar de su posición política, que por años significó que se le negase. Era comentario habitual, cuando cada año no le entregaban el Nobel, que quien se ofendía era el premio, no el poeta.

 

La verdad es que Pablo Neruda es el chileno más influyente en la historia de la humanidad, así de simple.

 

A nivel político fue un personaje de relevancia. Senador, precandidato presidencial y una fuente relevante de influencia. La mayor claridad de su influencia está en que hace recién un año sabemos que no murió de cáncer, aunque estaba muy enfermo por dicho mal y estaba al borde de la muerte. Un panel de expertos determinó que murió por una toxina. Es aparentemente otro caso de asesinato de la dictadura. Comprendamos lo que significa: la dictadura de Chile asesinó a un poeta Premio Nobel. Pero eso no se mencionó para esta discusión. Sí se mencionó que era un mal padre y una presunta confesión de violación. La historia de la supuesta violación la conocemos por su propia pluma, en un texto literario. La historia de su hija la conozco por el relato de mi abuelo, que era el médico de la niña en Madrid.

 

El punto es: ¿tiene algo que ver esto con el nombre del aeropuerto? Esta discusión se zanjó en el siglo V antes de Cristo. Platón decía que tal y como lo bello y lo verdadero debían ser idénticos, la corrección privada y la pública eran exigibles a la vez. Aristóteles señaló que los vicios privados no tienen relevancia si no alteran las virtudes públicas. Esta doctrina ha perdurado por siglos. Más allá de alguna biografía y del comidillo nuestro de cada día, se entiende que las historias privadas son tales y que no se las puede usar para juzgar la acción pública y su valía. Pero nada, la cosa es que hay semanas en que retrocedemos 300 años (como en la Araucanía) y hay otras en que retrocedemos 2.500.

 

La verdad es que Pablo Neruda es el chileno más influyente en la historia de la humanidad, así de simple. El que le compite en fama es uno que se hizo conocido por asesino. Lo cierto es que misteriosamente Neruda no tiene avenidas con su nombre, teatros con su nombre ni menos el aeropuerto con su nombre. Si usted viaja a Madrid sabrá que, al descender del avión, el primer poema que verá será uno de Neruda. Es la bienvenida a España, que tiene muchos y buenos poetas. Pero que te recibe con Neruda.

 

FOTO: RODRIGO SAENZ/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más