Después de que el Presidente Boric decidiera indultar a 13 delincuentes condenados por acciones como quemar una universidad, intentar quemar una iglesia, homicidio frustrado a una detective PDI, lanzar bombas molotov, portar armamento de guerra, quemar una plaza de peaje, saqueo, entre otros, las ministras de Interior, Trabajo y Segpres han planteado que liberarlos era necesario para alcanzar la paz en el país y que ahora hay que concentrarse en la agenda de seguridad.

Ahora bien, la visión polarizante del Gobierno de sus discursos con sus acciones no es solo con respecto a estos indultos, donde aún no se entiende cómo se mejora la seguridad del país liberando a estas 13 personas condenadas por delitos. Cabe recordar que, a pocos días del indulto, Luis Castillo, condenado por incendio y ahora libre, llamó a “salir de las trincheras y seguir luchando», a la rebelión y a la insurrección. Adicional a la contradicción por los indultos, se podrían agregar también:

1. En materia migratoria, donde han ingresado entre enero 2022 hasta fines de noviembre 51 mil extranjeros de forma clandestina, sólo se ha expulsado por el ingreso ilegal a 25. A su vez, el encargado de la Dirección Regional Metropolitana del Servicio Nacional de Migraciones es un reconocido abogado que buscó evitar la expulsión de una narco condenada por traficar 1,6 toneladas de droga; el delegado presidencial de Tarapacá le bajó el perfil a los ingresos clandestinos y hace menos de 18 meses generó docenas de demandas para evitar expulsiones de extranjeros que no cumplen con la ley, y la encargada del albergue en la frontera con Bolivia, funcionaria del Ministerio del Interior, fue arrestada y formalizada por tráfico de migrantes, es decir, ella los ayudaba a entrar a Chile de forma ilegal.

2. En materia de robo de vehículos, la ministra del Interior y la vocera de gobierno han alabado como han “encauzado” al país y la disminución de delitos, pero, por ejemplo, según publicó La Tercera, el balance de la Fiscalía Oriente detectó la ocurrencia de 1.546 “portonazos” entre enero y septiembre del 2022, en las comunas de La Florida, Macul, Peñalolén, Ñuñoa, Vitacura, Providencia, Las Condes, La Reina y Lo Barnechea.

La cifra representa un 122% más que en 2021, año en que se registraron 685 de estos atracos. En tanto, al comparar los asaltos para el robo de autos ocurridos este año con 2020, el incremento es de un 29%. Ahora bien, dado que el 2020 y 2021 hubo menos movimiento por la pandemia, el análisis que hizo la Fiscalía Oriente también incorporó el primer trimestre de 2019, un año que no estuvo marcado ni por la pandemia ni tampoco por el estallido social, que terminaría desatándose en octubre de ese año. En ese escenario, y al comparar el comportamiento delictual de los “portonazos” entre 2019 y 2022, se registra un aumento de un 20%. En este mismo tema, pero a nivel regional, Cooperativa publicó que en 2022 se cuadruplicaron los «portonazos» y «encerronas» en Tarapacá, y que Carabineros no cuenta con plan estratégico ya que solo esta enfocado para la Región Metropolitana.

3. En materia de delitos violentos, también los subsecretarios encargados de la Seguridad han comentado grandes logros y avances, pero según los datos acumulados hasta octubre del STOP de Carabineros, se observa un aumento de un 50% del total de delitos, donde destaca el aumento en un 51% los casos de homicidio, un 12% los de violaciones y un 58% los de robo.

4. En materia de los delitos en La Araucanía, se ha hablado de no generar impunidad, pero es recordado el discurso del abogado del Ministerio del Interior, Ignacio Sapiaín Martínez, que en la audiencia de Héctor Llaitul comentó: «El señor Llaitul es un líder, mucho más que un guerrero. Podemos empatizar en algunos aspectos con su causa, referida a la reivindicación territorial; el Gobierno ha ido trabajando en esa área, por medios pacíficos, recuperando tierras y entregándoselas al pueblo mapuche”.

Finalmente, el Presidente Boric dice que los 13 condenados indultados “no son delincuentes” y ahora es culpa de la oposición por no mejorar la seguridad en Chile.

El Gobierno no necesita un acuerdo nacional para combatir la delincuencia, sino que debe enviar los proyectos que estime necesarios al Parlamento y adoptar medidas administrativas, pero parece no querer avanzar en esta materia.  

A su vez, la oposición puede proponer un plan propio y avanzar en una agenda legislativa a través de mociones parlamentarias, y con el apoyo de la ciudadanía.

Todo lo demás en un show del Ejecutivo, liderada por un gabinete que genera grandes dudas de su compromiso real con la seguridad más allá de discursos vacíos, y busca llevar el tema al Congreso para diluir su propia responsabilidad. Al menos, a través de sus acciones, el Gobierno es más consecuente en liberar a delincuentes que en buscar aumentar la seguridad para sus ciudadanos.

*Alvaro Bellolio es Ingeniero Civil Industrial en Tecnologías de la Información y Director Escuela de Gobierno Universidad Nacional Andrés Bello.

Álvaro Bellolio

Ingeniero Civil Industrial en Tecnologías de la Información y Director Escuela de Gobierno Universidad Nacional Andrés Bello

Deja un comentario

Cancelar la respuesta